¿Se puede usar un plug anal como dilatador?

¡Por supuesto que sí! De hecho, puede que sea la mejor manera de dilatar esta parte del cuerpo. El sexo anal sigue siendo un tema tabú. Sin embargo, al mismo tiempo es una de las actividades sexuales que más adeptos está ganando en los últimos tiempos. Y para corroborarlo, ahí van algunos datos acerca de nuestra relación con el sexo anal en función de la edad.

Un estudio elaborado por las revistas Men’s Health US y Women’s Health revela que la gente más joven es la que más practica el sexo anal, pero en la franja de 40 a 50 también es bastante común. Además, el 7% de los todos los encuestados practican sexo anal al menos una vez a la semana. Y la franja de los 30 es la edad más común para practicarlo. Otro dato también relevante es que el número de hombres que lo practica es notablemente mayor al de mujeres.

Es más, la mitad de las mujeres entre 25 y 30 años admiten haber practicado sexo anal y los últimos estudios publicados confirman que los orgasmos alcanzados a través de la estimulación anal son mucho más intensos que los obtenidos a través de la única estimulación del pene.

En definitiva, dado que el sexo anal está a la orden del día, hemos pensado que sería interesante dedicar un post al plug anal y a su papel protagonista en estas lides.

¿Qué es un plug anal?

En primer lugar, el plug anal es un pequeño estimulador pensado para la estimulación del ano. Es el juguete perfecto para despertar las miles de terminaciones nerviosas que tenemos en esta zona del cuerpo. De hecho, en el caso de los hombres, tienen más sensibilidad en este orificio que en el glande. No ocurre lo mismo entre las féminas, quienes reúnen en el clítoris más de 8000 terminaciones nerviosas, siendo muchas más que en el ano.

Todos los plug anales tienen en común su forma. Tienen la punta más fina y un “tope” en el otro extremo cuyo fin es evitar que el juguete penetre del todo y “tengamos un disgusto”. Por esta razón, te aconsejamos que siempre que te estimules el ano con un objeto, usa un plug anal, ya que este juguete está pensado y diseñado para ello.

¿Cómo se usa un plug anal?

En primer lugar, es fundamental que te apliques un lubricante anal en abundancia, tanto en el ano, como en el juguete. Recuerda que el ano ni se dilata ni lubrica de forma natural. Así que, el lubricante es imprescindible para tener una experiencia sexual placentera, sin molestias, ni dolores. ¡No te quedes corto! Si una vez has comenzado notas que se ha acabado, para un momento y échate un poco más, tanto como el que sea necesario para que el plug se deslice con facilidad.

Si el juguete es de silicona, échate un lubricante con base de agua, ya que, si escoges un lubricante con base de silicona, se deteriorará en poco tiempo.

Aplícalo con suavidad, dándote un pequeño masaje. Esto facilitará la estimulación y la dilatación del ano. De hecho, estas primeras caricias ya son parte de la sesión de sexo anal.

Antes de echarte el lubricante, elige un plug acorde con tu experiencia previa en el mundo del sexo anal. ¡No te envalentones! Si es la primera vez o todavía eres principiante, lo ideal es que uses uno pequeño y liso. Si te gusta, ya irás avanzando con plugs más grandes y más sofisticados.

Una vez has elegido el plug anal adecuado y has lubricado la zona, podemos pasar a la acción. ¿Cómo? Muy sencillo. Comienza a introducir el plug suavemente, sin prisa. Lo primordial para que todo vaya como la seda es que lo hagas muy poco a poco. Verás como a medida que estimulas el ano, éste se irá dilatando y permitiendo la entrada del juguete. Cuando te quieras dar cuenta estará dentro.

Cuando llegue ese momento, puedes intensificar el placer con pequeños giros a un lado y a otro. También puedes añadir estimulación vaginal o del pene al mismo tiempo. ¿Te atreves?

Por último, recuerda que debes limpiar correctamente el plug anal después de cada uso. Puedes hacerlo con agua y jabón, o bien con un producto específico para la limpieza de juguetes sexuales.

¿Qué más se puede hacer con un plug anal?

Tal y como apuntábamos, te animamos a que además de usar el plug anal para la estimulación y penetración del ano, puedes practicar la doble penetración. En el caso de la mujer, mientras disfruta de la penetración vaginal o estimulación del clítoris, y en el caso de los hombres, mientras experimenta un masaje en el pene o sexo oral. En fin, como en todas las prácticas sexuales, la imaginación es el límite y el placer el objetivo.

Tu Carrito

cerrar