Sexo Tántrico: la mejor guía de iniciación

¡Descubre el placer extremo del sexo tántrico! Los que lo practican aseguran que con él han experimentado los orgasmos más intensos. Te explicamos en qué consiste esta práctica sexual cargada de mitos y leyendas tan misteriosos como excitantes.

La relajación y la concentración son las claves para adentrarse en el mundo del sexo tántrico, un lugar de placer infinito en el que los hombres aprenden a contener la eyaculación (inyaculación) y la energía sexual fluye por todo el cuerpo haciendo que tengamos un orgasmo de cuerpo entero. ¡¿Te imaginas?!

En este post te mostraremos algunos de los aspectos básicos del sexo tántrico con el fin de que sepas cómo dar los primeros pasos en esta práctica sexual. Veamos a continuación qué se entiende por sexo tántrico.

¿Qué es el sexo tántrico?

Es una forma de tener relaciones sexuales más allá del sexo convencional. El quid de la cuestión en el sexo tántrico está en la energía sexual que todos tenemos en nuestro interior y nuestra capacidad para movilizarla por todo el cuerpo.

Según los expertos, quien practica sexo tántrico aprende a circular esa energía con su pareja formando una especie de circuito que recarga a ambos.

Orgasmos de cuerpo entero

Quien practica sexo tántrico pasa de tener orgasmos genitales a experimentar orgasmos “de cuerpo entero”. Es como si nos convirtiéramos en un ser orgásmico. Suena bien, ¿no? Los expertos en estos asuntos consideran esta práctica sexual como una especie de forma meditativa.

De hecho, para llegar a ese “súper orgasmo” hay que comenzar por la relajación y la meditación. Este estado de serenidad y equilibrio mental es previo e imprescindible para que la energía sexual fluya y se pueda llegar al orgasmo. Y es que, en un cuerpo tensionado es imposible tener sexo tántrico. Así que, ¡fuera el estrés y las tensiones!

La importancia de la respiración en el Sexo Tántrico

La principal herramienta con la que contamos en el sexo tántrico para disfrutar de cada minuto hacia el orgasmo es la respiración. Es fundamental llevar una respiración contralada. En el sexo tradicional cuando comienza la excitación, nos aceleramos de tal modo que la respiración se vuelve rápida y entrecortada, y la musculatura de todo el cuerpo se tensiona. En este estado no es posible que la energía sexual fluya por todo el cuerpo.

A través de la respiración la energía viaja por los canales energéticos que todos tenemos. Eso sí, la condición para que no se encuentre ningún obstáculo que impida que circule es que debemos estar relajados. Esto no es sencillo. De hecho, requiere mucha más práctica de la que a priori nos podamos imaginar. Sin embargo, merece la pena, ¿no crees?

En el sexo tántrico, la respiración pasa a ser fundamentalmente diafragmática. Es decir, es el diafragma el que mueve el aire en nuestro cuerpo. A medida que cumplimos años la mayoría de las personas dejan de respirar con el diafragma y deben aprender de nuevo a hacerlo. Con unas cuantas sesiones se puede volver a disfrutar de los maravillosos efectos relajantes de una respiración diafragmática.

Evitar la eyaculación

Una de las diferencias más importantes entre el sexo tántrico y el convencional es que en el primero los hombres no eyaculan. Esta técnica se llama inyaculación y se define como la retención voluntaria del semen durante la estimulación sexual, que busca prolongar el tiempo de la erección y el orgasmo, sin que haya una eyaculación al final. Esto es posible hacerlo porque la eyaculación es un acto reflejo que no está ligado al clímax. Por medio de ella, los hombres aprenden, de alguna forma a reabsorber el semen y experimentar orgasmos más intensos que por medio de la eyaculación.

Gracias a la práctica de la inyaculación hay quien asegura que los hombres potencian su capacidad para ser multiorgásmico, ya que no tienen que esperar a recuperarse después de una eyaculación.

Prepara el ambiente perfecto para el mejor Sexo Tántrico

Si crear el entorno adecuado es importante en cualquier relación sexual, en el caso del sexo tántrico, todavía lo es más. Ten en cuenta que para tener este tipo de sexo es imprescindible estar relajado. Así que deberías crear un ambiente que propicie ese estado de relajación. Una buena idea puede ser colocar y encender velas eróticas cuyo aroma inunde la estancia, una barrita de incienso, luz tenue… Poner música de fondo también puede contribuir construir el ambiente adecuado.

Otro de los aspectos a tener muy en cuenta es que el sensorial. Es muy importante involucrar los sentidos. Para estimular el olfato podemos emplear las velas eróticas y el incienso, y para el gusto, ¿por qué no una copa de vino, unas fresas o unas uvas?

Poco a poco te irás relajando y abriendo tu mente a las nuevas sensaciones que te depara el sexo tántrico, la práctica de origen oriental que no te dejará indiferente.

Tu Carrito

cerrar