¿Se puede tener fobia al sexo?

Puede ocurrirte que constantemente buscas excusas para no tener relaciones sexuales. O que no encuentras nunca el momento para hacerlo, o incluso, cuando estás haciéndolo, crees que no es tan fantástico como lo pintan. Si te sucede esto con bastante asiduidad, podrías estar pasando por una etapa algo compleja que te ayudaremos a analizar en Tocabananas: ¿se puede tener fobia al sexo? 

Muchos años atrás, incluso el sexo era considerado como pecado y, por lo tanto, había un sentimiento de culpa que podía hacer mella en las relaciones sexuales de algunas personas. En pleno 2022, ya prácticamente todo el mundo lo considera como algo natural, placentero y divertido. Pero puede ser también motivo de ansiedad para hombres y mujeres. 

Es una paradoja, ya que cuanto más se ha liberado la cuestión, más presión se genera para que, en lugar de tener un gran sexo, éste sea una fuente de bloqueos y miedos… ¡y hasta una fobia en el peor de los casos! 

Síntomas que pueden dejar entrever que tienes algún tipo de fobia al sexo

¿Sientes una identificación con algunas de estas acciones? 

  • Las relaciones sexuales te dan miedo, sin que tenga algo que ver con tu pareja 
  • No sientes comodidad con el contacto físico: incluso te pueden llegar a repeler los abrazos, las caricias, ¡hasta sientas asco en algún tipo de contacto! 
  • Los preliminares directamente te aburren, provocándote rechazo de sólo pensar que luego viene el coito en sí (lo ves como una obligación, que haces solamente “para cumplir”) 
  • Directamente evitas las relaciones sexuales (ya no lo haces más con tu pareja) 
  • En caso de que no tengas pareja, tampoco haces nada para que se produzca algún tipo de relación romántica o algo parecido 

Si sientes que alguna o algunas de estas cuestiones te está sucediendo hace tiempo, es posible que estés pasando por una fobia al sexo, también llamada erotofobia. 

Qué es la erotofobia o fobia al sexo

Así se define a cualquier tipo de fobia que está relacionada con el sexo. 

De manera frecuente, quienes la sufren tienen más de un miedo específico, y para cada uno de los casos hay variados síntomas de distintos tipos de gravedad. 

Y al igual que al sexo de por sí, la erotofobia es vivida de diferente manera según la persona. 

Hay algo clave: y es que la fobia al sexo no está relacionada con el afecto que tienes hacia tu pareja, o con la atracción que sientes con alguien que acabas de conocer. 

Puede describirse a la erotofobia como “el miedo a ser sexual con otra persona”. No significa que seas asexual, ya que requieres intimidad, pero la relación sexual se transforma en un problema para ti. 

Cuáles son los cinco casos de miedo al sexo más comunes

El temor o aquello que te conduce a evitar una relación sexual, puede derivar de algunas de estas cinco razones: 

  1. Miedo al fracaso: el temor viene por el lado de no llegar al orgasmo, no tener una erección o perderla. El estado de preocupación por estos motivos es tan grande, que se hace imposible conseguirlo: “más lo busco, menos lo encuentro”. 
  2. Temor a decepcionar a la pareja: la preocupación pasa por no estar a la altura. Se ponen muchas expectativas dentro de la relación sexual, y hay temor de expresarle a la otra persona los deseos o necesidades. Entran en juego la historia pasada y el nivel de autoexigencia de cada uno. 
  3. Miedo a sentir dolor por la penetración: o al revés, miedo de provocarlo. 
  4. Temor a mostrar alguna parte de tu propio cuerpo. 
  5. Miedo a perder el control: o hacer el ridículo por no tener la experiencia suficiente. 

Consejos para ayudarte frente a la fobia al sexo

Debido a la complejidad de los síntomas, probablemente lo mejor sea que acudas a un terapeuta especializado en el tema. 

Un sexólogo tiene la capacidad de ayudarte, explicándote cuáles pueden ser las causas de las inseguridades o dudas que sientes, y también todos los miedos que se relacionan con el universo de las relaciones sexuales. 

A través de una terapia breve, se puede saber si el inconveniente está más relacionado con la fobia. En esos casos, se emplean diferentes técnicas, como puede ser el caso de conocer cuál es tu peor fantasía, tu mapa de límites, y te animamos a que transites por los mismos. 

En cambio, si algún tipo de obsesión es la que predomina para provocarte este bloqueo, podrás valerte de otras herramientas, con el objetivo de que no fuerces lo espontáneo, y explores lo que puede haber alrededor de la prohibición. 

Tal como hemos anticipado, hay maneras muy distintas de experimentar el sexo. Y resulta muy importante que puedas encontrar la tuya, ya que resulta clave para que la complementes con la que tiene tu pareja.

Tu Carrito

cerrar