¿Qué es una infidelidad?

Generalmente, acaba siendo el principal motivo de separación de la mayoría de las parejas. Sólo es suficiente con ver un poco de la denominada prensa rosa. Pero mejor vamos a tocar con mayor profundidad este tema que tiene tanta antigüedad como las relaciones entre las personas. ¿Qué es una infidelidad?

La definición certera de la palabra no resiste complejidad alguna. Entonces, la pregunta pasa por saber qué podemos considerar como una infidelidad.

Su concepto, verdaderamente, depende del que le dé la pareja en cuestión. Cada una de ellas es un mundo, y generalmente, más en estos tiempos que corren, al inicio de la relación se sientan esas bases. De lo que está y no está permitido. Pero irremediablemente, en algunos casos, uno de los integrantes de la pareja cae en una conducta que podría catalogarse como poco ética.

En Tocabananas lo tenemos claro: un engaño hiere a la otra parte (además de romper ese supuesto contrato). Y según sus características, podría llegar a romper la relación por completo.

Es muy importante aquello de ponerse de acuerdo previamente. En 2021, existen muchas parejas que se permiten las denominadas “relaciones abiertas”. Y allí surgen comportamientos como el Efecto Coolidge o personas que no comulgan con la monogamia y creen en el denominado poliamor.

Qué tipos de infidelidad existen

Hay personas que consideran una simple llamada o mensaje telefónico como infidelidad. Pero realmente, puede dividirse en distintos tipos.

Infidelidad por contacto

Es evidentemente la más difícil de aceptar. Aquí se abarcan encuentros físicos (sean o no sexuales). Y se incluyen los besos y/o relaciones sexuales con un tercero (sin el consentimiento de la pareja). O abrazos y caricias llenas de afecto, con mucha contención, aunque no se llegue a una intimidad sexual.

Infidelidad emocional

El hecho de tener sentimientos afectivos hacia una tercera persona, es considerada por mucha gente como infidelidad (aunque nunca exista el contacto físico).

Se engloban aquí actitudes como:

  • Guardar sentimientos de amor y cariño por alguien ajeno a la pareja
  • Tener presente a esa persona en sus pensamientos diarios
  • Pensar en ella en el momento de tener sexo con la pareja

 

Infidelidad digital

Con el auge de la tecnología, redes sociales y Apps para ligar (como el Tinder), se han sumado nuevas conductas que pueden catalogarse con la etiqueta de la infidelidad.

Aquí pueden darse este tipo de situaciones:

  • Chats virtuales o mensajes telefónicos (con explícitas intenciones de deseo y afecto)
  • Comunicaciones a través de la red que incluyen intercambio de fotografías o videos con el objetivo de alimentar fantasías sexuales
  • Flirteo a través de diferentes canales, aunque sin llegar a concretar los encuentros

Cómo explota una infidelidad

Ante estas diferentes situaciones, lo importante es que la pareja sepa exactamente si está dañando a la otra persona, o faltándole el respeto.

El problema cuando no se ha establecido exactamente qué se puede y qué no se puede hacer, es que el surgimiento de las conductas mencionadas pone en marcha otra maquinaria, con secretos, mentiras y versiones cambiadas de los hechos. El miedo a la reacción está latente.

La relación y el día a día comienzan a complicarse, y tarde o temprano, todo explota y la situación ya pasa a ser insostenible.

Reacciones ante una posible infidelidad

Descubierta la infidelidad, cada persona dentro de cada pareja reacciona de manera diferente. Saberse traicionado, puede hacer que los sentimientos se disparen hacia cualquier sitio.

  • Ruptura de la pareja: en algunos casos, la infidelidad es sencillamente imperdonable. El hecho de sentirse engañado, no sólo duele a nivel emocional, sino que también puede dañar la autoestima de la persona traicionada.
  • Enfado e ira: el desahogo en forma de insultos y gritos hacia la persona que cometió la infidelidad. Hay mujeres u hombres que necesitan soltarlo todo. Pero luego de la explosión, pueden tener la capacidad de relajarse y ponerse a hablar con calma de las razones del engaño. No obstante, todo podría acabar en la ruptura. O no.
  • Venganza: el “ojo por ojo, diente por diente”, sigue siendo el arma perfecta de contraataque de algunas personas. En teoría, quien ha sido engañado lo deja pasar, pero en su interior, siente un rencor que sólo desaparecerá si encuentra la ocasión de pagarle al otro con la misma moneda.

En caso de que se decida continuar con la relación, una vez consumada la infidelidad, es clave que quede establecido que la supuesta traición ha sido perdonada.

Digerir el dolor, analizar lo que ha pasado y plantear un nuevo contrato

En el momento de seguir, es fundamental que la pareja plantee nuevas opciones para el futuro.

Es importante analizar (sin justificarlo), cuáles han sido los hechos que han desembocado en la infidelidad. Podrían ser cuestiones sexuales que pueden cambiarse, como es el caso de decirle a la pareja que no le gustan ciertas conductas en la cama.

Siempre se puede empezar de nuevo.

Tu Carrito

cerrar