¿Qué es el Sex Appeal?

La forma de la mandíbula, el olor corporal o el tono de tu voz… son parte de tu “sex appeal” o lo que es lo mismo, de tu atractivo sexual. No nos referimos a si eres o un bellezón, sino a ese “nosequé” que nos hace sexualmente irresistibles al otro sexo. Según los expertos, el sex appeal es un conjunto de características que todos tenemos y que van desde cómo nos movemos, hablamos y gesticulamos hasta las arrugas que recorren nuestro rostro o esos hoyuelos que nos salen al reír.

El caso es que tener sex appeal no es algo exclusivo de las celebrities, actores o famosos, tipo Brad Pitt o Elsa Pataky, es algo que todos tenemos, pero que la mayoría de las veces no somos conscientes de ello. Este anglicismo, instalado perfectamente en nuestro castellano, hace referencia a algo tremendamente subjetivo. Hablamos del atractivo personal, y de eso, tenemos todos. Eso sí, unos más que otros.

¿Cómo se mide el “Sex Appeal”?

Para responder a esta pregunta, echaremos mano de la ciencia. Según un estudio liderado por la psicóloga Katherine Valentine de la Universidad de Singapur, uno de los indicadores principales a la hora de valorar el atractivo sexual de los hombres es la proporción entre el ancho y la longitud de su cara. Cuanto más elevado es este valor, mayor es su sex appeal. Si ese rostro además cuenta con una mandíbula pronunciada y una barbilla prominente pero no desmedida, su efecto es aún mayor. El estudio, apuntó a que estas preferencias cuentan con una sólida base hormonal, ya que esos rasgos se relacionan con altos niveles de testosterona. O sea, un rostro así envía al cerebro de las mujeres un mensaje de fertilidad.

Más datos… Desde la Universidad de Liverpool, un estudio concluye que las mujeres ven más atractivos a los hombres con cicatrices en la cara. Ahora bien, en el caso de que estén buscando una relación estable, prefieren que no tengan ninguna marca.

Dime cómo hueles y te diré cuánto sex appeal tienes

El atractivo personal también viaja a través del aire. Al menos es lo que se desprende de un estudio publicado en el Boletín “Personality and Social Psychology”. Según este trabajo, las personas suelen identificar ciertos olores corporales como desagradables y estos se asocian con rasgos socialmente indeseables.

Cuando la voz es tu mejor baza

Hasta ahora hemos visto cómo las medidas del rostro y su proporción junto con el aroma que desprende nuestro cuerpo de forma natural, son dos de los factores que construyen nuestro sex appeal de forma involuntaria. Pero ahí no acaba la cosa. El atractivo sexual también está hecho con otro ingrediente más: la voz. ¿Quién no ha sentido una sensación casi inexplicable al oír determinadas voces? Y es que, para bien y para mal, nuestra voz es capaz de conquistar para siempre a nuestro interlocutor o hacer que nos rechace para los restos.

Ahora bien, ¿Qué tipo de voces son las que tienen premio? La mayoría de los estudios que han tratado de averiguar en qué consiste el sex appeal asegura que las voces seguras y graves en los hombres son las más seductoras. También es importante, cómo se dicen las cosas, es decir, la forma en que nos expresamos.

Además, no podemos perder de vista las manos. Y es que, mientras mantenemos una conversación con alguien siempre movemos las manos de un lado a otro. Estos movimientos junto con los gestos de la cara son parte de nosotros. Algo que no controlamos y suma o resta valor a nuestro atractivo personal.

¿Se puede potenciar el Sex appeal?

¡Por supuesto que sí! La idea es que todos podemos resultar sexys. Según los expertos, la clave para mejorar y aumentar nuestro atractivo personal está en la seguridad que tenemos en nosotros mismos. El hecho de que se focalice el sex appeal en un factor psicológico y no en uno físico es realmente revelador y viene a corroborar que este concepto no es solo belleza (que también), y que gran parte de su poder reside en la actitud con la que vamos por la vida.

Pero, ¿Qué es exactamente lo que podemos hacer para resultar irresistibles a los demás? En general, la respuesta mayoritaria apuesta por ser uno mismo, actuar con naturalidad y mostrarse tal cual somos, sin dobleces ni imposturas. Y es que, las falsedades y los postureos forzados rara vez conquistan a nadie.

Otra de las cualidades infalibles del sex appeal es el sentido del humor. Hacer reír no falla. Eso sí, es fundamental tener el mismo sentido del humor, lo cual también resulta difícil de controlar. Reírse de lo mismo es algo casi mágico, crea una complicidad súper valiosa que abre las puertas a una posible relación sentimental y certifica una conexión férrea.

Por último, tener una buena conversación, también forma parte de ese “nosequé” que nos gustaría mejorar. Así que deja que las palabras fluyan y conquisten a todo el que se ponga a tiro.

Tu Carrito

cerrar