Plugs anales: para qué sirven y cómo usarlos

¡Descubre los placeres del sexo anal! (Si es que aún no los conocías) La penetración anal es uno de esos temas tabú de los que se habla muy poco y se debería hablar mucho más. En este post hemos tratado de aportar nuestro granito de arena para poner remedio a esta situación. Para ello hemos puesto a vuestra disposición información útil y clara acerca del sexo anal y, en concreto, de los plugs anales, unos juguetes sexuales, tanto para hombres como para mujeres, pensados para practicar el sexo anal.

Ahora bien, antes de abordar el tema, nos gustaría mostraros algunos datos acerca del sexo anal y de cuánto se practica. Un estudio realizado en agosto de 2015, y publicado en Journal of Sexual, Medicine, reveló que al menos una de cada tres mujeres heterosexuales en Estados Unidos ha tenido una relación sexual anal en algún momento de su vida. Está información es producto del análisis de la National Survey of Family Growth y de una encuesta a 10.463 mujeres heterosexuales entre 15 y 44 años.

¿Eres tú como una de esas mujeres entrevistadas para el estudio? ¿Hasta tenido ya alguna relación sexual anal o te gustaría tenerla? Tanto si ya has probado la penetración por “atrás”, como si estás pensando en iniciarte en esas lides, estamos seguros de que te vendrá genial uno poquito más de información sobre los plugs anales y el placer de la penetración anal o la doble penetración. ¿Preparad@? Vamos allá

¿Qué es un plug anal?

Es posible que lo hayas visto en alguna ocasión y no supieras ni su nombre ni para qué se usaba esa “especie de tapón”. Bien, un plug anal es un pequeño consolador de unos 4 cm de longitud. Es muy fácil de identificar, ya que tiene un extremo acabado en punta, que es la que se introduce en el ano, y en el otro, un aro para poder manejarlo con la mano, o un “tope” para evitar que el artilugio se quede dentro. ¿Te imaginas tener que ir a urgencias y tener que explicar semejante contratiempo? Bien, pues como no queremos que eso ocurra, recuerda utilizar siempre un plug para tus encuentros sexuales anales y no una bala vibradora o un huevo vibrador.

Los encontrarás de diferentes materiales e infinidad de estilos. ¡Es todo un mundo! Los hay de silicona, plástico, metal o vidrio, por ejemplo. Aunque básicamente todos ellos son muy similares en su forma y en sus funciones, la textura y el material del que están hechos, harán que tu experiencia sexual sea diferente.

En cuanto al estilo, la cosa es espectacular. Encontrarás plugs de todos los tipos, por ejemplo: con una cola de zorro colgando o con una joyita en el extremo queda fuera del ano. Los amantes del sexo anal pueden encontrar todo tipo de plugs anales, con estilos distintos, unos más atrevidos y transgresores que otros.

¿Para qué sirve un plug anal?

Uno de los objetivos de un plug anal es dilatar el ano. Ahora bien, una vez abierto el camino y el plug ha encontrado su sitio, la idea es la estimulación de la próstata, en el caso de que la penetración sea en un hombre. Los que lo han probado, aseguran que los orgasmos protáticos, es decir, aquellos que tienen lugar por la estimulación de la próstata, o más concretamente, del Punto P (zona erógena masculina equivalente al Punto G de las mujeres), son infinitamente más placenteros que los que se experimentan con la estimulación del pene. No son pocos los que lo dicen, así que… “cuando el río suena…”.

¿Cómo se utiliza un plug anal?

Quizá sea esta la pregunta que estabas esperando con más ganas. Bien, te contamos a continuación en pocas palabras y a grandes rasgos, cómo funciona esta pequeña pero potente fuente de placer sexual.

En primer lugar, recuerda que NO has de introducirlo de golpe. No hay prisa. Coge el plug anal por el extremo opuesto a la punta y vé insertándolo poco a poco. Previamente, debes aplicarte un lubricante anal. Sé generos@. Recuerda que el ano no lubrica de forma natural como sí lo hace la vagina, así que necesita, sí o sí, una buena capa de lubricante. De esta manera, te asegurarás de que todo irá como la seda y que las sensaciones durante la penetración serán súper placenteras.

Recuerda que si el juguete es de silicona (la mayoría lo son), debes usar un lubricante con base de agua. Si deja de funcionar, no dudes en reponer y echarte un poco más. Lo importante es que se deslice con suavidad.

Una vez dentro, haz pequeños movimientos giratorios y descubrirás el por qué se habla tan bien de los placeres del sexo anal. En realidad, es el momento de dar rienda suelta a la imaginación. ¡Disfruta!

Por último, no te olvides de limpiar correctamente tu plug anal. Puedes hacerlo con agua y jabón, o bien con un producto específico para la limpieza de los juguetes sexuales.

Tu Carrito

cerrar