Para qué sirven y cómo se usan los lubricantes sexuales

Hay una forma de mejorar mucho tus relaciones sexuales y es más sencilla de lo que crees. Es tan fácil como usar un buen lubricante sexual en tus momentos más íntimos. No es necesario tener problemas de hidratación vaginal para echar mano de este tipo de producto, también está justificado su uso por puro placer, ya que su capacidad para devolver la humedad natural a la vagina hace que la penetración sea mucho más suave y placentera. Según los expertos, las propiedades de los lubricantes facilitan el deslizamiento y reducen las posibilidades de que la fricción produzca molestias o heridas. Esto es así porque los lubricantes se asemejan a los fluidos vaginales que se producen durante la excitación sexual, así que, vienen a ser el sustituto perfecto de estas secreciones cuando estas no se producen o no son suficientes.

¿Por qué usar los lubricantes en el sexo vaginal?

Tanto si tienes sequedad vaginal, como si no los tienes, los expertos en la materia recomiendan usar siempre lubricantes sexuales en nuestras relaciones sexuales. En el caso de que tengas problemas de hidratación vaginal, el lubricante será absolutamente imprescindible para poder mantener una relación sexual satisfactoria, y si no los tienes, experimentarás unas sensaciones increíbles, ya que gracias a este producto se potenciarán e intensificarán al máximo los placeres sexuales.

Así que, ya sabes, el lubricante sexual es uno de esos “imprescindibles” que no debería faltar en tu mesilla de noche.

¿Por qué usar los lubricantes en el sexo anal?

En este caso, existe una razón muy clara, y es que el ano no lubrica de forma natural. Así que, si vas a tener una relación sexual que incluya penetración anal, ten en cuenta que es absolutamente imprescindible que apliques un poco de lubricante antes de que comience la acción.

Recuerda que, si vas a utilizar un juguete sexual, como. por ejemplo, un plug anal o unas bolas anales, es importante que escojas un lubricante con base acuosa, ya que si aplicas uno con base de silicona en poco tiempo se estropeará el juguete.

¿Por qué usar los lubricantes en el sexo oral?

Usar lubricante en el sexo oral no es la opción más habitual. Sin embargo, cada vez se usan más los lubricantes sexuales en este tipo de sexo. De hecho, hay quien asegura que una felación perfecta pasa por una lubricación abundante. De esta manera, el placer se intensifica hasta cotas insospechadas. Además, en la actualidad puedes encontrar lubricantes de sabores que puedes lamer sin ningún problema.

Tipos de lubricantes sexuales

Aunque todos los lubricantes tienen la misma función, la de hidratar profundamente la zona donde se aplica, cada uno  tiene sus propias características que hacen que sea el ideal para un uso u otro. Puedes encontrar lubricantes con base de agua, con base de silicona y oleosos. Veamos los aspectos más importantes de cada uno de ellos:

  • Los lubricantes con base de agua son los más ligeros, se absorben mucho mejor que el resto y son menos untosos. Esto hace que sean más fáciles de retirar, y por la misma razón, también pierden su efecto antes, por lo que hay que reponerlos con bastante frecuencia. Este tipo de lubricante es perfecto en el caso de que tengas sequedad vaginal, así como si estás buscando quedarte embarazada, ya que no interfieren en la movilidad de los espermatozoides.

Es importante mencionar que los lubricantes con base de agua son los únicos que puedes usar con juguetes sexuales o con preservativos. Ahora bien, no está de más que te asegures comprobando la compatibilidad en la etiqueta.

Además, son respetuosos con la flora vaginal y anal y mantienen inalterado su pH. Por todo ello, es un lubricante aconsejable, sobre todo, en personas sensibles a irritaciones vaginales. Tampoco dejan manchas.

Parece que todo son ventajas, y lo cierto que son muchas y muy valiosas. Ahora bien, también podemos encontrar algún que otro inconveniente como que se diluyen debajo del agua. Esto significa, entre otras cosas, que no son aptos para el sexo en la ducha. ¡Lástima!

  • Los lubricantes de silicona son bastante más densos que los de base de agua y no se absorben con facilidad. Como consecuencia, podemos hablar de dos ventajas importantes: no es necesario reaplicar con tanta frecuencia como con los lubricantes de agua, y lubrican mucho más por lo que son ideales para el sexo anal y también para el sexo bajo el agua. Es decir, que estos sí se pueden usar en la ducha o en la bañera.

Son compatibles con el látex en general y con los preservativos, lo cual es uno de los puntos más importantes a tener en cuenta.

¿Cuál es el inconveniente de este tipo de lubricantes? Son incompatibles con la mayoría de los juguetes sexuales. Eso sí, no hay problema de usarlo con aquellos que sean de vidrio, metal o plástico duro.

  • Los lubricantes oleosos son los más grasos, más duraderos y de más lenta evaporación. Por esta razón también son los más difíciles de retirar y también pueden dejar manchas.

Entre sus principales ventajas destacan que son perfectos para realizar masajes eróticos y que se pueden usar con juguetes sexuales y también bajo el agua.

En cuanto a los inconvenientes, los lubricantes oleosos son incompatibles con el látex, así que no puedes usarlos con preservativos. Así que, podría decirse que es un gran inconveniente en el caso de las relaciones sexuales en compañía.

Tu Carrito

cerrar