¿Para qué sirve la copa menstrual?

Cada vez más mujeres utilizan la copa menstrual, dejando atrás las compresas y los tampones. Aspectos como la sostenibilidad, el respeto por el cuerpo de la mujer y el ahorro son la clave a la hora de explicar este giro en el ámbito de la higiene femenina. Ahora bien, lo cierto es que esta opción todavía está en tercera posición por detrás de los clásicos tampones y compresas.

En este post nos hemos planteado como objetivo mostrarte de un modo claro y sencillo en qué consiste la copa menstrual, cómo se utiliza y cuáles son sus ventajas respecto a los otros métodos de higiene femenina. No pretendemos convencerte de que te cambies de bando, nuestra intención solo es que tengas la información suficiente para decidir si prefieres la copa menstrual, las compresas o los tampones. Después, tú decides.

¿Qué es la copa menstrual?

Es un recipiente fabricado con silicona médica que se introduce en la vagina para recoger el flujo menstrual. Así de sencillo. Ahora bien, antes de entrar en materia y explicarte con detalle cómo se utiliza y los beneficios que se le atribuyen, nos gustaría apuntar que existen diferentes tipos de copa menstrual. El criterio para elegir uno u otro es si has tenido un parto vaginal, la cantidad de menstruación que sueles tener y la fortalece del suelo pélvico. La elección correcta es muy importante ya que la copa debe ajustarse perfectamente a tu cuerpo para evitar que haya incómodas fugas.

Pasos para colocar la copa menstrual

Del mismo modo que a todas las mujeres les resulta complicado y más de un intento, ponerse un tampón, el arte de ponerse y quitarse una copa menstrual no es algo que salga a la primera. Ahora bien, también es verdad que con un poco de práctica te parecerá súper sencillo. Es posible que al principio no acabe de sellar a la primera y tengas que volver a colocarla o utilizar salvaslips hasta sentirte del todo confiada.

A continuación, te mostramos cuáles serían los pasos básicos para colocarte la copa menstrual sin problemas:

  • En primer lugar, lávate las manos con agua y jabón y aclara con agua la copa menstrual.
  • Mantente relajada. Busca una postura en la que te sientas cómoda. Una buena idea puede ser sentada en el inodoro o en el bidé.
  • Presiona la copa con el dedo índice y el pulgar para doblarla, haciendo una forma un poco parecida a un tampón.
  • Introdúcela en el interior de la vagina e intenta que llegue lo más arriba posible, siempre asegurándote de que puedas tocar la base de la copa con los dedos.
  • Al soltar, los extremos de la copa menstrual se colocarán contra la pared vaginal, haciendo un sello para que la sangre no salga y se recoja dentro del dispositivo.
  • Una vez colocada, gira suavemente la copa agarrándola desde la punta, de esta forma, se eliminará cualquier pliegue que haya podido quedar. También puedes comprobar que está bien sellada recorriendo la base de la copa con el dedo: si tiene una forma ovalada uniforme, significa que está colocada correctamente.
  • Recuerda que puedes llevar la copa puesta durante un máximo de 12 horas de forma segura, también para dormir. En el caso de que tu regla sea abundante es posible que necesites vaciarla antes para que no rebose ni haya fugas.

Cómo retirar la copa menstrual

La primera vez tendrás miedo de que tu sangre menstrual se derrame y manche el cuarto de baño. Así que, hasta que cojas confianza, será mejor que te quites la copa menstrual en la bañera o en el bidé. Cuando compruebes por ti misma lo sencillo que es, no tardarás en quitártela sentada en el váter.

Para quitarla, simplemente presiona con un dedo la base de la copa o inclínala hacia un lado para romper el sello que ha creado contra las paredes de la vagina. Notarás que se mueve con facilidad, y lo único que tienes que hacer es estirar suavemente hacia fuera.

Tras vaciarla en el inodoro, y antes de colocarla de nuevo, solo es necesario limpiarla con agua, pero si vas a guardarla hasta la siguiente menstruación, sí debes esterilizar bien la copa previamente. Para ello, el método más habitual consiste en sumergirla en agua hirviendo durante 6 o 7 minutos, evitando que la copa toque las paredes del recipiente, y posteriormente, dejar que se seque al aire.

Ventajas de la copa menstrual

A continuación, hemos recogido dos de las ventajas más relevantes que ofrece el uso de la copa menstrual:

  • Una menstruación sostenible. Esta ventaja se refiere no solo a que es respetuosa con el medio ambiente, también lo es con el cuerpo de la mujer. Las compresas y los tampones contienen químicos que están en constante contacto con el cuerpo, pueden provocar alergias y, además, pueden resultar incómodos.
  • La copa menstrual, por su parte, no interfiere en el pH vaginal ya que recoge la sangre y no la absorbe como sí hacen los tampones.

Tu Carrito

cerrar