Mindful Sex: todo lo que debes saber

En pleno 2021, cada vez de habla más del Mindfulness. Y esta disciplina va expandiéndose para darle su esencia a otros territorios. Sí, ha llegado al sexo, y por ello hoy, en Tocabananas, hablaremos del Mindful Sex. Todo lo que debes saber sobre este tema.

¿Qué te dispara el término Mindful Sex? Se utiliza con este objetivo: invitarte a que tengas una atención plena y crees conciencia durante el acto sexual.

Seguramente, alguna vez te ocurrió todo lo contrario a lo que persigue el Mindful Sex. Ponte en situación: estás con tu pareja, todo parece estar alineado para que tengáis un encuentro sexual apasionado e inolvidable, y entonces llega el clímax, ese momento en el que tienes que estar allí, más que nunca… ¿y qué ocurre? ¡Que justamente no estás!

Sucede cuando tu mente te juega una mala pasada, y se marcha de ese lugar, de la cama y de la habitación, y ve a saber tú adónde te lleva. Generalmente, te conduce a sitios, lugares o situaciones mucho menos interesantes que el encuentro sexual que está ocurriendo en ese preciso instante: cómo resolver esas tareas pendientes que te quedaron en la oficina, cuándo concertar la cita con el dentista… ¡uf!

El problema es que, definitivamente, te has ido del momento y será difícil que puedas volver.

A qué nos referimos cuando hablamos del Mindfulness y del Mindful Sex

Según un importante artículo publicado en el Journal of Sex & Marital Therapy, el Mindful Sex es un subtipo de Mindfulness. Y éste se define como la capacidad básica que tiene una persona para estar cien por ciento presente, consciente de dónde está, de lo que está haciendo, y no distraerse con nada de lo que sucede a su alrededor. Y esto incluye a cuestiones que están en la mente, incluso a sentimientos que, en caso de pasar a un primer plano, van a obstaculizar la experiencia que se está viviendo.

Por lo tanto, el Mindful Sex es fundamental para potenciar lo mejor de las relaciones sexuales en una pareja, poniendo el foco en la mejoría de la intimidad de esas dos personas.

Qué es específicamente el Mindful Sex

Se trata de estar plenamente conectado con tu pareja en el momento del sexo. El Mindful Sex consiste en vivir y explorar al máximo todos los sentidos durante la relación íntima. Es estar mental y emocionalmente en el “aquí y ahora”.

Hay prestigiosos autores que se han referido a este tema. Una de ellas es Diana Richardson, que brindó una charla TEDx sobre el poder del Mindful Sex.

En la misma, aseguró que, durante un acto sexual, la atención de la persona debe estar dirigida hacia adentro de su cuerpo, y que éste funcionará como un órgano sensorial. Richardson asegura que es vital impregnarse con la idea de que “tú eres el sexo”, y no algo externo que estás haciendo, o algo ajeno a ti.

Beneficios o cambios que lograrías a través del Mindful Sex

Hay muchas ventajas que ganarás a través de la práctica del Mindful Sex. Pero las principales podrían ser las que te enumeramos a continuación:

  • Podrás pasar de una eyaculación rápida a una experiencia mayor y mucho más prolongada en rendimiento, incluyo que dure horas (¿has oído hablar del sexo tántrico?)
  • Cambiarás el dolor físico por el placer físico
  • Te quitarás de encima la presión por el rendimiento sexual, yendo al camino de “permitir que todo fluya”)
  • Reemplazarás sentimientos de desconexión con tu pareja por una sensación de confianza, felicidad y cercanía mutua
  • Dejarás atrás la pérdida de interés por el sexo por una mayor disponibilidad a la hora de querer hacerlo

Como conclusión, el hecho de crear conciencia durante el acto sexual (lo que implica el Mindful Sex) logrará que mejore absolutamente todo lo que conlleva el acto: la compenetración, la intimidad y la unión a través del amor con tu pareja.

Algunos principios que puedes trabajar con el Mindful Sex

No es un decálogo ni una tabla de mandamientos que debes seguir al pie de la letra. Simplemente, ten en cuenta algunos de estos consejos.

  1. Trata de escanear tu cuerpo en todo momento, intentando percibir todo lo que ocurre en él (así, podrás relajar las zonas más tensas)
  2. Procura respirar lento y profundo, siempre
  3. En el momento de la penetración, que ésta no sea ni rápida ni forzada (¡es fundamental lubricar antes de penetrar!)
  4. Intenta crear momentos de éxtasis y de relajación, y no estar todo el tiempo al máximo de tu capacidad (no es necesario forzarte, deja que todo fluya)
  5. Cerrar los ojos es una invitación a que tu mente se pueda escapar: intenta mantenerlos abiertos. Y en lo posible haz contacto visual (también puedes hablar y compartir lo que estás sintiendo o lo que te gustaría que te hagan)

Tu Carrito

cerrar