Las mejores posturas para la primera vez

¿Recuerdas cuál fue la postura sexual que hiciste en “tu primera vez”? ¿El misionero? ¿La cucharita? ¿Tal vez una postura “imposible” en el asiento de atrás del coche? Existen infinidad de posibilidades, aunque si existiera un ranking de las posturas favoritas para dejar de ser virgen, sin duda, el famoso “misionero” ocuparía el primer puesto. Sin embargo, no es la única posibilidad. Veamos qué otras opciones recomiendan los expertos para los primeros encuentros sexuales.

A pesar de que mucha gente tiene como única referencia las películas porno, lo cierto es que, si somos nosotros los protagonistas de un encuentro sexual, es fundamental escoger posturas más sencillas y, por supuesto, más reales. Y es que, cualquier escena de una película para adultos se acerca más a una exhibición de contorsionismo que a la vida sexual de cualquiera.

Cuida los detalles y los preliminares

En este post te damos algunas ideas de posturas sexuales para tu primera vez. Ahora bien, escojas la que escojas, todos los expertos recomiendan crear el ambiente adecuado. Una buena idea puede ser encender velas aromáticas, una barrita de incienso o poner música de fondo.

Antes de entrar en faena, te aconsejamos que dediques tiempo a los preliminares. ¿Por qué no un masaje con aceite o unas caricias con unas plumas eróticas? También podéis echar una partida a los dados o las cartas sexuales… es una manera divertida de “romper el hielo” y de calentar el ambiente.

El misionero

De todas las posturas sexuales que recoge el Kamasutra, el “misionero” es una de las más conocidas y elegidas, tanto para esa primera vez, como en muchas de las posteriores.

¿En qué consiste? Por si no conoces la postura, te lo explicamos breve y sencillamente: la mujer se tumba en la cama boca arriba y separa las piernas. Por su parte, el hombre se coloca sobre ella con los brazos apoyados en la cama, uno a cada lado de la mujer. En esta postura es él el que “lleva la voz cantante”. Es una postura sencilla, por lo que es ideal cuando es tu primera vez.

Con una buena técnica, sin duda, ambos llegaréis al orgasmo. Otra cosa distinta es que lo hagáis a la vez, aunque todo es posible. En cualquier caso, lo importante es disfrutar del momento y de la sexualidad.

En la ducha

Hay parejas que, quizá animados por algunas películas XXX, decidan dar ese primer paso en su vida sexual en común bajo la ducha. Lo cierto es que puede resultar muy excitante, pero no está exenta de algún que otro riesgo, como resbalarse, caer y hacerse daño. Sin embargo, no se puede negar que tener relaciones en la ducha puede resultar muy excitante.

¿Qué postura es mejor en la ducha? Como siempre, es la imaginación la que manda, pero una buena opción sería la siguiente: ambos de pie. Ella delante de él con los brazos apoyados en la pared, las piernas separadas y el cuerpo ligeramente inclinado hacia delante. Él la coge por las caderas y la penetra desde atrás.

El agua cayendo calentita mientras estáis en pleno coito resultará de lo más excitante.

La fusión

Esta postura permite una penetración más fácil y profunda. Quizá la conozcas con otro nombre… En cualquier caso, a grandes rasgos, te explicamos en qué consiste: El hombre se sienta en la cama y ella se coloca encima de él. En este caso, es la mujer la que controla la situación, ya que está en disposición de decidir el ritmo, la intensidad y la velocidad de la penetración y todos los movimientos.

¿Otras ventajas? Existe contacto visual, lo cual es muy importante, ya que potencia la excitación y fortalece la confianza.

La cucharita

Junto con el misionero, la cucharita es una de las posturas favoritas para la mayoría de los amantes primerizos. Y es que, sin duda, es una de las más tiernas y románticas. Es una magnífica manera de ir tomando confianza entre los amantes y así, poco a poco lanzarse a probar posturas más atrevidas.

¿Cómo se hace la cucharita? Bien, tal y como sugiere su descriptivo nombre, los dos miembros de la pareja se recuestan en la cama encajando los cuerpos uno delante del otro con las piernas semiflexionadas, como una cuchara.

Elijas la postura que elijas, comunícate

Como ya hemos señalado en otras ocasiones, insistimos en que la comunicación es fundamental en las relaciones de pareja, y en lo que se refiere al sexo, mucho más. En este sentido, tanto si es la primera vez que vais a tener relaciones sexuales, como si vais a probar cosas nuevas para reavivar la llama del amor, lo ideal sería que lo hablarais entre vosotros. Pregúntale cosas como: ¿Te gusta así? ¿Prefieres que siga o que pare? Del mismo modo, que es importante que tú le muestres tus preferencias sin necesidad de que te pregunte.

Tu Carrito

cerrar