¿Cómo mejorar la masturbación femenina?

Cuando creías que no podía ser mejor, descubres que sí, que todavía existen nuevos y excitantes placeres sexuales. Y es que, la masturbación femenina no tiene límites. Existen ciertas técnicas básicas que la mayoría de las mujeres utilizan para darse placer y que suelen ser muy eficaces. Ahora bien, es importante estar abierto a nuevas experiencias y darle una oportunidad a la imaginación. En Tocabananas nos encanta que descubras nuevas sensaciones y por eso, hemos recopilado algunas ideas para mejorar tus momentos de autoplacer. ¿Por qué no vas probando uno a uno? Sal de la rutina y atrévete a explorar territorios vírgenes.

La idea es recuperar la capacidad para sorprendernos, quedarse con la boca abierta y desear que aquello no acabe nunca. Vamos allá con la lista consejos para darle un aire nuevo a tus masturbaciones de siempre.

Tápate los ojos

Prueba a ponerte una máscara o un antifaz. Verás cómo solo el hecho de ponerte este accesorio sexual hará que te excites de un modo especial. Dicen que cuando anulas uno de los cinco sentidos, el resto se potencian. Así que, si dejamos de ver, ¿se multiplicará el placer que procede del tacto? Te animamos a que lo compruebes.

Observa de cerca todo lo que ocurre

Coge un espejito y colócalo de tal modo que puedas observar con detalle y comodidad todo lo que ocurre en tu vagina cuando te estás masturbando. Es una especie de voyerismo hacia uno mismo en el que la excitación viene por el hecho de ver cómo se contrae y relaja tu vagina, cómo cambia de color o cómo lubrica. Todo un espectáculo y una experiencia única y muy personal

Date un automasaje erótico

Es posible que muchas veces haya hecho un masaje a tu pareja como parte de los prolegómenos de una relación sexual. Bien, pues lo que te proponemos a continuación es que ese masaje sea un automasaje con aceite y mucho cariño hacia ti misma. Puedes hacértelo por todo el cuerpo, pasándote las manos con suavidad y firmeza, deteniéndote a explorar aquellas zonas en las que más te apetezca experimentar las nuevas sensaciones. Intenta retrasar el momento de acariciar la vagina o el clítoris, eso aumentará el deseo y potenciará el placer.

Retrasa el momento del clímax

Esta es una de las claves en cualquier sesión de placer sexual. Retrasar el momento de llegar al clímax hace que aumente la excitación y lo deseemos con más fuerza. Así que, no escatimes en el tiempo y el esfuerzo dedicado a acariciar, estimular y masajear el clítoris y la vagina, y si ves que se acerca el momento del orgasmo, cambia el ritmo, detente o cambia de zona, lo que sea para evitar por unos segundos el orgasmo.

Para intensificar el placer te sugerimos que te apliques un gel o una crema afrodisíaca. Puedes echarte una pequeña cantidad y dejar que actúe mientras te dedicas a estimular cualquier otra zona de tu cuerpo. Sumar la excitación provocada por el gel con la de tus manos será algo memorable.

Existen multitud de técnicas para mejorar la masturbación femenina
Existen multitud de técnicas para mejorar la masturbación femenina

Vive tu propia sesión de sumisión

¿Conoces el BDSM (Bondage, Disciplina, Dominación, Sadismo, Masoquismo)? Detrás de estas siglas hay montones de juegos eróticos de servidumbre con los que disfrutar de tu lado más salvaje y transgresor. Lo que te proponemos es que juegues tú sola. Puedes atarte las manos e intentar excitarte como buenamente puedas. Una buena idea es con un dildo con ventosa. Puedes fijar el consolador en el suelo, una silla o en la bañera, por ejemplo. Quizá estés abriendo la puerta hacia nuevas prácticas sexuales que desconocías. De hecho, desde hace un tiempo muchos hombres y mujeres están probando el BDSM y descubriendo nuevas y excitantes sensaciones que desconocían.

Descubre dónde están tus límites

Todavía son muchas las personas que no se deciden por probar el sexo anal, y mucho menos, la doble penetración. Sin embargo, quizá te ronde la idea de probar qué se siente. Te proponemos que pruebes la estimulación anal con un pequeño plug anal o una bala vibradora o con los dedos de tu mano.

Es importante recordar que siempre has de usar lubricante, especialmente cuando estamos hablando de sexo anal. Esta zona del cuerpo no lubrica de forma natural, como sí lo hace la vagina, así que es fundamental usar un buen lubricante. Si vas a usar un juguete sexual, recuerda que el lubricante que escojas ha de ser de base acuosa.

Descubre tu punto G

Durante mucho tiempo se hablaba del punto G (zona erógena femenina) como si de un mito se tratase, pero lo cierto es que existe. Esta fuente de orgasmos y placer no está situada exactamente en el mismo sitio en todas las mujeres, pero es cuestión de proponérselo para hallarlo y disfrutarlo. Así que te proponemos que coloques tu mano con los dedos en forma de “ven aquí”, los introduzcas y trates de encontrar en la pared de tu vagina el punto G. Pronto descubrirás el placer en mayúsculas.

Tu Carrito

cerrar