Masajes de próstata: todo sobre el punto P

Miles de cosas se han escrito y contado sobre el famoso punto G de una mujer. Lamentablemente, hay muchas que pasan toda una vida sin disfrutarlo a pleno, porque su pareja no tiene la capacidad de encontrarlo (¡un mapa por allí!). Pero en el terreno del sexo, el abecedario también es más amplio de lo que parece. Y además del punto G (para las mujeres), se puede situar el punto P (para los hombres). Si quieres que te contemos interesantes detalles y consejos para que sigas al pie de la letra (la P, por supuesto), hoy en Tocabananas te mencionaremos un buen número de importantes aspectos sobre los masajes de próstata: todo sobre el punto P.

En este artículo, vamos a recorrer juntos todo lo referido al punto P desde el principio: qué es, dónde se encuentra y cómo estimularlo con el mejor masaje. Y lo más importante, sabrás por qué logra causar tanta satisfacción sexual a los hombres, al punto de proporcionarles un orgasmo de los más intensos. ¡Y puede combinarse con otras prácticas!

Qué es exactamente el punto P

Se encuentra situado en la próstata del hombre, y su tamaño (más o menos) es el de una nuez. Se ubica justo debajo de la vejiga, y rodea la parte de arriba de la uretra, el conducto que se utiliza para expulsar la orina a través del pene.

¿Sabías de qué se encarga la próstata? Nada más y nada menos, de producir una gran parte del semen que forma la eyaculación. Cuando el hombre está con un alto nivel de excitación, la próstata se hincha… y es en ese preciso instante cuando, si se la presiona, se puede experimentar un inmenso placer, capaz de conducir a esos orgasmos de película.

Cuál es la manera de llegar al punto P

Al estar ubicada la próstata a aproximadamente 5 centímetros del ano, hay dos opciones para llegar a él:

  1. Perfilar por el exterior
  2. Entrar por el ano introduciendo un dedo (o más de uno), o un vibrador

En Tocabananas, contamos con más de un producto ideal para esta función, entre los que podemos destacarte un kit para la estimulación de la próstata o un estimulador de próstata vibrador.

Para llegar al punto P, no hace falta que el dedo se introduzca esos 5 centímetros, ya que basta con masajear el perineo, que es la piel que está entre los testículos y el ano, plagada de terminaciones nerviosas. Al realizar esa acción, se consigue ejercer una cierta presión, de forma indirecta, sobre la próstata.

Paralelamente, se puede estimular la próstata a través de una presión del ano desde afuera (sin meter ningún dedo). Basta con utilizar un dedo o dos, y hacer masajes en círculos alrededor del mismo, creando una presión sin introducir nada.

Cómo hacer un masaje de próstata paso a paso

¿Tienes curiosidad? Aquí te damos las instrucciones para que lo pruebes tú mismo, aunque evidentemente, bienvenido sea si te lo practica tu pareja.

Un consejo antes de empezar: limpia la zona. Es esencial, porque evidentemente, si no lo haces, podrías encontrarte con tus propias heces.

  • Tienes que tener los dedos y las uñas limpias: higienízatelas bien, y en caso de tener una herida en un dedo o una uña, espera a recuperarte antes de hacer esta práctica. En el recto existen muchos gérmenes.
  • En un principio, ve por el exterior, con un masaje en el ano. Y si lo encuentras placentero, ve introduciendo poco a poco un dedo. En caso de que esta acción te cause algo de escozor o tirantez, prueba con un buen lubricante, ¡es ideal para un masaje de próstata!
  • ¿Ya estás dentro? Si te has estado masajeando el ano pero deseas tocar la próstata, seguramente estarás excitado: y es muy buena señal, ya que la glándula estará hinchada y podrás encontrarla mejor.
  • Para llegar al punto P, los dedos deben apuntar hacia arriba (imagínate hacia tu ombligo), y procura doblarlos un poco, como en el gesto universal de decir “ven aquí” con tu dedo.
  • Para saber si has llegado a la próstata, es muy sencillo: notarás una especie de bulto que, al presionarlo, te hará experimentar dos cosas: ganas de orinar… ¡y un placer enorme!

Y de esa forma se llega al punto P. El primer paso es arribar al mismo. Una vez que lo hayas hecho, toca experimentar: presiona más o menos, haz más masajes, ¡lo que más te guste!

Cómo experimentar un gran orgasmo a través del punto P

La clave es saber cómo masajear la próstata. Una vez lo consigas, es el turno de combinar esa práctica con la estimulación del pene.

Pídele a tu pareja que te haga una felación mientras te estimula el punto P. O que te masturbe. Será llegar al clímax… ¡y sentir un orgasmo apoteósico!

Tu Carrito

cerrar