Lubricantes con base al agua o de silicona: ¿Cuál es mejor?

¡Mejora tus relaciones sexuales con lubricantes sexuales! Está comprobado que usar este tipo de productos potencia el placer sexual. Ahora bien, la cuestión es, ¿con base de agua o de silicona? Y lo más importante, ¿es mejor uno que otro o es indiferente cuál usemos? En este post te mostramos en qué ocasiones es preferible aplicar uno con base acuosa y cuándo los de silicona son los ideales.

Antes de abordar el asunto, lo que nos gustaría recordar es que, más allá del tipo de lubricante que uses, lo importante es que uses uno, especialmente cuando practiques sexo anal.

Lubricantes con base acuosa

Los lubricantes con base de agua son los más ligeros, se absorben mucho mejor que el resto y menos untosos. Esto hace que sean más fáciles de retirar, y por la misma razón, pierden su efecto antes, por lo que hay que reponerlos más veces a lo largo de cada encuentro sexual. Este tipo de lubricante es perfecto en el caso de que tengas sequedad vaginal, así como si estás buscando quedarte embarazada, ya que no interfieren en la movilidad de los espermatozoides.

Es importante mencionar que los lubricantes con base de agua son los únicos que puedes usar con juguetes sexuales fabricados con silicona. Ahora bien, no está de más que te asegures comprobando la compatibilidad en la etiqueta de tu juguete sexual.

Además, son respetuosos con la flora vaginal y anal y mantienen inalterado su pH. Por todo ello, es un lubricante aconsejable, sobre todo, en personas sensibles a irritaciones vaginales. Tampoco dejan manchas.

Parece que todo son ventajas, y lo cierto que son muchas y muy valiosas. Ahora bien, también podemos encontrar algún que otro inconveniente como que se diluyen debajo del agua. Esto significa, entre otras cosas, que no son aptos para el sexo en la ducha. ¡Lástima!

Lubricantes de silicona

Los lubricantes de silicona son bastante más densos que los de base de agua y no se absorben con tanta facilidad. Como consecuencia de esta característica, podemos hablar de dos ventajas importantes: no es necesario reaplicar con tanta frecuencia como con los lubricantes de agua, y lubrican mucho más por lo que son ideales para el sexo anal y también para el sexo bajo el agua. Es decir, que estos sí se pueden usar en la ducha o en la bañera.

Son compatibles con el látex en general y con los preservativos, lo cual es uno de los puntos más importantes a tener en cuenta.

¿Cuál es el inconveniente de este tipo de lubricantes? Son incompatibles con la mayoría de los juguetes sexuales. Eso sí, no hay problema de usarlo con aquellos que sean de vidrio, metal o plástico duro.

Lubricantes anales

El ano y el conducto anal no lubrican de forma natural, así que, para poder tener unas relaciones sexuales placenteras es imprescindible usar un lubricante anal para dilatar la zona, facilitar la introducción del pene y aumentar el deslizamiento del pene o del juguete erótico en el conducto anal.

Ahora bien, en cuanto a si deberíamos usar uno con base de agua o de silicona, el criterio es el mismo que cuando hablábamos de la penetración en la vagina. Es decir, los lubricantes anales con base de agua puedes usarlos con juguetes eróticos hechos de silicona. Además, son más absorbentes que los de silicona, así que duran menos y debes reponerlos más veces. Por otro lado, son más fáciles de retirar y se limpian mejor. Los lubricantes anales de silicona no debes usarlos con juguetes sexuales de silicona. Por otro lado, necesitarás menos cantidad que con los de base de agua y duran más.

¿Cómo utilizar los lubricantes sexuales?

Sé generoso o generosa. No escatimes con la cantidad de lubricante que vas a aplicar. Lo importante es no quedarse corto, ya que, el objetivo es que no se produzcan fricciones molestas y que el deslizamiento sea suave y placentero. Y es que, las sensaciones son mucho más agradables con lubricantes, ya sea con base de agua, que de silicona.

Además, cuando te vas a echar el lubricante en la vagina o en el ano, puedes aprovechar y darte un pequeño y agradable masaje, bien a ti mismo o a tu pareja. Es una forma de calentar el ambiente durante los preliminares. Es el primer paso hacia un placer mayor y quién sabe si también hacia el orgasmo solo o en compañía. Es cierto, que no es un gel o una crema de placer, pero si aplicamos el lubricante con la misma sensualidad con que aplicamos un aceite de masaje, por ejemplo, también experimentaremos un gran placer.

¿Qué otros tipos de lubricantes existen?

Además de los lubricantes con base de agua y de silicona, y los lubricantes anales, también puedes usar lubricantes con comestibles, naturales o con efecto calor o con efecto frío. En Tocabananas contamos con una enorme variedad de lubricantes sexuales.

Tu Carrito

cerrar