Los mejores lubricantes anales

El sexo anal es una práctica sexual que requiere, sí o sí, la aplicación de un lubricante en la zona del ano. Los hay con base de agua, de silicona y de aceite. Ahora bien, ¿sabes en qué consiste cada uno de ellos y cuál es el que más te conviene? En este post trataremos de dar respuesta a estas y otras preguntas relacionadas con el sexo anal y los lubricantes.

Antes de nada, aportaremos algunas cifras que muestran lo extendida que está esta práctica sexual. Según los datos recogidos en ciertas encuestas del CIS y del INE, los practicantes del sexo anal rondan el 5% de la población española. Eso sí, la práctica aumenta en algunos colectivos, como el de aquellas personas que practican con regularidad BDSM (Bondage, Disciplina, Dominación, Sadismo, Masoquismo). De hecho, en este grupo, un 46,74% lo ha practicado, de forma pasiva, en el último año; el 38,9% lo hizo de forma activa.

El uso de lubricante es imprescindible en el sexo anal

Atendiendo a las cifras se podría concluir que el número de practicantes de sexo anal está creciendo en los últimos años. Ahora bien, ¿saben estas personas cómo hacer que las penetraciones sean más placenteras? Este punto es muy importante, ya que, existen cientos de terminaciones nerviosas que se encuentran dentro y alrededor del ano. Esto hace que sea una zona muy sensible. Por tanto, si no se lubrica de la forma adecuada, se puede convertir en una experiencia dolorosa. La buena noticia es que, si se hace correctamente, esa elevada sensibilidad se traducirá en un placer también muy elevado.

Para unas relaciones anales satisfactorias es fundamental el uso de lubricante, ya que esta zona del cuerpo no lubrica de forma natural.

Cada vez más hombres y mujeres practican sexo anal.
Cada vez más hombres y mujeres practican sexo anal.

¿Cómo usar el lubricante anal?

El lubricante anal hará que la penetración sea más placentera. Si no lo usas, la zona no estará bien dilatada ni lubricada, lo que hará que la experiencia dolorosa, sobre todo si es la primera vez.

Una vez aplicado el lubricante y ya pasados unos minutos desde el comienzo de las relaciones sexuales, conviene ir añadiendo de vez en cuanto un poco más, ya que, lo habitual es que se vaya secando y puedes empezar a sentir dolor. Así que, no dudes en ir

Lubricantes con base de agua

En primer lugar, recuerda que los lubricantes sexuales no son lo mismo que las cremas o los geles sexuales. Las funciones de unos y otros no son las mismas. Y es que, aunque el uso del lubricante siempre es aconsejable, dado que facilita la penetración, suaviza la fricción e intensifica las sensaciones y el placer, si lo que quieres es que tus erecciones duran más, lo que necesitas es un gel o una crema retardante.

En cuanto a los tipos de lubricantes que puedes usar, estos son los principales: con base de agua, de silicona y de aceite.

Los primeros, son aquellos cuyo ingrediente principal es el agua. Son, por tanto, mucho más líquidos que los de silicona y los de aceite. También son más cómodos de usar ya que se parecen mucho a los efectos de la lubricación natural. Ahora bien, tienen un claro inconveniente, se absorben muy rápido y deben reponerse varias veces a lo largo de las relaciones sexuales.

Los lubricantes con base de agua son compatibles con los juguetes sexuales. Este punto es muy importante, ya que, se ha de tener en cuenta siempre que entren en juego plugs anales, consoladores, bolas anales…

Los lubricantes con base de agua son compatibles con los juguetes sexuales.
Los lubricantes con base de agua son compatibles con los juguetes sexuales.

Lubricantes con base de silicona

Los lubricantes con base de silicona, duran mucho más que los de agua. Al ser más espesos que los que tienen una base acuosa, se mantienen durante más tiempo en la zona aplicada, lo que hace que sean idóneos para el sexo anal. Así que, no tendrás que aplicarlo tantas veces. Si lo haces, será porque te resulta más placentero.

Además, este tipo de lubricante es compatible con el uso de preservativos, lo cual es fundamental para tener un encuentro sexual con seguridad frente a las enfermedades de transmisión sexual.

Lubricantes de base aceitosa

Este tipo de lubricantes son los que menos se usan, ya que no son compatibles con los preservativos. La base aceitosa puede deteriorar el látex, así que, no es recomendable el uso de este tipo de lubricantes, ya que lo que siempre ha de primar es la seguridad frente a las enfermedades de transmisión sexual.

Juguetes sexuales para sexo anal

Como decíamos unas líneas más arriba, recuerda que cuando uséis juguetes sexuales en tus encuentros íntimos, es fundamental que elijas un lubricante con base de agua, ya que, los que son de base de silicona pueden deteriorar el juguete.

¿Qué tipo de juguetes son los más utilizados en el sexo anal? En general, los favoritos son los dildos tipo plug anal, bolas anales o estimuladores anales con o sin vibración.

Tu Carrito

cerrar