Llorar después de tener sexo

El mundo del sexo, o precisamente de una relación sexual en sí, trae aparejada una gran serie de hechos y acciones que giran alrededor del propio coito. Además de las personas que se involucran en ese acto, entran en juego sentimientos que tienen lugar antes, durante y después del encuentro sexual. En el presente artículo de Tocabananas, puntualizaremos en una posibilidad que puede aparecer en relación a todo esto. A qué se atribuye lo de llorar después de tener sexo. 

¿Has tenido ganas de llorar, o un leve bajón de ánimo, justo en el momento posterior al coito? 

Pues esa sensación, es más habitual de lo que crees, y tiene nombre y apellido. Se la conoce como disforia postcoital. 

Aparece de la mano de un conjunto de sensaciones, o más bien sentimientos, donde pueden incluirse a la tristeza, la inquietud, o el propio vacío… ¡y se hacen presentes justo después del momento del orgasmo! 

No debes preocuparte en lo más mínimo si te ha pasado en alguna ocasión. 

Qué es exactamente la disforia postcoital

Debemos puntualizar algo, y es que la disforia postcoital no suele aparecer por motivo de una relación sexual que haya sido poco placentera o hasta insatisfactoria. 

En la mayoría de las ocasiones, surge después de una relación en la que se ha disfrutado plenamente, y allí una de las personas participantes puede experimentar esa sensación de tristeza o de melancolía. 

Generalmente, la disforia postcoital aparece de forma puntual, y desaparece en cuestión de minutos u horas. Aunque es algo infrecuente, en algunas ocasiones, podría durar algunos días. 

Por qué lloras después de tener sexo

Volvemos a repetir que no significa que haya sido un encuentro sexual negativo, ni mucho menos que exista algún problema en la relación de pareja. 

Por el momento, no se conocen las causas exactas. Pero se han elaborado algunas teorías que puedan ayudarte a comprender la disforia postcoital. 

La primera de ellas menciona que puede ser debido a causas neuroquímicas. Durante el propio orgasmo, o tras el mismo, en tu cerebro, se activan e inhiben distintas áreas. Y al mismo tiempo, se liberan diferentes hormonas que tienen la misión de regular algunas emociones, tales como el miedo, la tristeza o la ansiedad. 

Otra alternativa es que el tipo de educación que hayas recibido o las actitudes que tengas hacia la sexualidad, puedan influir de manera negativa. Esto significa que, si inconscientemente tienes una visión negativa o sientes algún tipo de culpabilidad ante el sexo, puede ser que aparezca esa sensación de angustia tras tener un orgasmo. 

Adicionalmente, también hay cuestiones del día a día, tales como la ansiedad, el estrés o algunas preocupaciones que podrían causar, que apareciese de forma ocasional esta sensación. 

¿Es realmente relevante el momento en el que sucede?

Tal como lo explicamos en los párrafos anteriores, suele producirse al finalizar el coito, inmediatamente después del orgasmo (si éste ha existido). 

Se trata de un momento, que es el periodo refractario, en el cual el cuerpo, después de haber llegado a picos muy altos de excitación, vuelve a un momento de relajación y a una cierta calma. 

En caso de que esa sensación de tristeza o angustia apareciese en otro momento, no sería una disforia postcoital, sino algún otro tipo de malestar, y habría que ver cuál es la verdadera causa. 

Llorar en lugar de reír, ¿es algo negativo?

No tienes de qué preocuparte ni considerarlo como algo negativo. 

Después de tener sexo, las reacciones pueden ser dispares. A algunas personas les da por reírse, a otras por llorar, o incluso dormirse inmediatamente. 

No debes dejarte engañar por la imagen que transmiten muchas películas o series, en donde después de tener sexo parece que entre la pareja todo es estupendo y maravilloso. Hay risas, alegría y todo es una fiesta…

Tiene que tener en cuenta que, en las películas, lo que pasa es lo que pone el guión. Y en la vida real, tú no tienes ningún guión, por lo cual pueden ocurrir muchas cosas. 

Lo que es evidente es que, si la sensación se repite muchas veces y empieza a afectarte como persona o a ambos como pareja, deberías tratarlo con un especialista (preferentemente, un profesional de la psicología o la sexología). 

Qué puedes decirle a tu pareja sexual para llevar calma

En caso de que alguna vez te toque experimentar esa sensación de tristeza y vacío, y no deseas que tu pareja se preocupe, en primer lugar, te recomendamos compartirlo con ella. 

Dile exactamente cuáles son tus sentimientos o sensaciones en ese momento. 

Y explícale que, obviamente, no está relacionado con vuestra relación ni con la relación sexual en particular que acaban de tener. 

Simplemente, que hay oportunidades en las que después del orgasmo se sienten emociones muy intensas, y una de ellas puede ser la tristeza.

Tu Carrito

cerrar