Kamasutra Navideño: todas las posturas

¿Has pensado ya qué vas a pedir a Papá Noel? Si andas un poco perdid@, en este post te damos algunas ideas para que vayas preparando tu lista de deseos. En concreto, creemos que un Kamasutra navideño sería perfecto. ¡Piénsalo bien! Lo tiene todo: placer, diversión y sorpresa.

Es cierto que la navidad es, ante todo, paz y amor. Ahora bien, también puede ser picante y sexy. Además, dado que las temperaturas suelen ser bastante bajas, ¿Qué mejor manera de entrar en calor que practicando las posturas de un Kamasutra navideño? Hemos seleccionado algunas de las posturas más conocidas y las hemos llevado al mundo de los renos, los arbolitos navideños y los muñecos de nieve… Recuerda que lo más importante en las relaciones sexuales es pasarlo bien, así que, échale un poco de humor e imaginación, ponte un bonito disfraz erótico, ponte en el papel y… ¡a disfrutar!

El reno (o el clásico perrito con aires navideños)

¿Conoces la postura del perrito? Te la recordamos. La mujer o la persona con vulva se pone a cuatro patas y la otra persona se coloca detrás de ella y la penetra. Puede hacerlo con el pene o bien con un consolador. Solo tiene que colocarse un arnés con un dildo insertado y penetrar a la otra persona.

El toque navideño lo pone el que está a cuatro patas (el reno), quien puede hacerse dos coletas a modo de cuernos o bien ponerse una de esas diademas con cuernos de reno que arrasan en Navidad.

El muñeco de nieve, o cómo iniciarse en el BDSM

Estaréis con nosotros que una Navidad sin muñeco de nieve, no es Navidad. De modo que esta es una de las posturas que no pueden faltar en tu repertorio. ¿En qué consiste esta postura? Muy sencillo. Uno de vosotros va a hacer de muñeco de nieve. Para ello, se quedará completamente desnudo. A continuación, una buena idea es ponerle una bufanda o una boa de plumas erótica. De esta manera, conseguiréis un aire erótico-navideño de lo más sugerente. Y de paso, lo más probable es que os echéis unas risas.

Ahora, te proponemos que inmovilices a tu pareja con unas esposas. Si nunca has practicado juegos BDSM (Bondage, Disciplina, Dominación, Sadismo, Masoquismo), quizá esta sea una buena manera de iniciarte en esta clase de juegos sexuales. Por supuesto, la imaginación es libre y es importante que le des rienda suelta. Eso sí, como hemos mencionado en otras ocasiones, lo realmente esencial en el BDSM es el consentimiento y que los dos estéis de acuerdo en todo lo que hagáis.

El ángel, una postura sencilla e intensa

La hemos llamado “el ángel” para darle un halo navideño. Ahora bien, esta postura es conocida por muchos como la estrella. Ya puedes imaginar por qué. Una de las personas se tumba boca arriba con las piernas separadas y los brazos alejados del cuerpo, como una estrella. Es cierto que es una posición muy cómoda para el que está en el suelo o la cama, sin embargo, esto no le resta intensidad ni placer.

Por supuesto, siempre puedes añadirle un toque BDSM. De esta manera, le estarás sumando un EXTRA de placer y diversión a vuestro encuentro erótico-navideño. Así qué, ¿por qué no sorprendes a tu pareja con un antifaz, una mordaza o un collar? Verás cómo sube la temperatura en cuestión de minutos.

¡El regalo sorpresa!

¿Qué son unas navidades sin regalos? Por pequeño o discreto que sea, uno siempre espera un detalle bonito que le saque una sonrisa. Este año, te proponemos que el regalito seas tú mism@. La idea es que te envuelvas y te desenvuelvas. Es decir, puedes vestirte con un disfraz navideño, un picardías, un liguero… lo que tú veas, y después hacer el striptease de tu vida. Para ello, solo necesitas quitarte la vergüenza de encima y echarle ganas. Verás qué bien lo pasáis.

El trineo, una postura sorprendente

No es una de las posturas más conocidas, sin embargo, hemos querido incluirla en esta Kamasutra navideño porque nos ha parecido súper original y, al mismo tiempo, de lo más sensual y placentera. Ahora descubrirás por qué se la conoce con el nombre de trineo.

En esta postura las dos personas estáis tumbadas, una encima de la otra, solo que ambas estáis mirando hacia arriba, como si estuvierais bajando una montaña en trineo. Ahora, podéis dar paso a las caricias, paso previo a la penetración.

Si la persona que está arriba tiene vulva, estimula toda la zona y préstale especial atención al clítoris. Existen infinidad de maneras de hacer un masaje al clítoris para que la mujer llegue al orgasmo. Puedes usar las manos o bien, un juguete erótico, como una bala vibradora o un succionador de clítoris.

Si la persona que está arriba tiene pene estimula su miembro con un masturbador. Puedes estar seguro de que se volverá loco.

Tu Carrito

cerrar