Cómo limpiar un masturbador femenino

La limpieza de todos los juguetes sexuales es fundamental. Los fabricantes y expertos recomiendan limpiar el vibrador, consolador o el plug anal después de cada uso. Pero, ¿sabes cuál es la manera correcta de hacerlo? Un adelanto… ¡Nunca uses el lavavajillas!

Los masturbadores femeninos están en contacto con las partes más íntimas del cuerpo de la mujer y de las personas con vulva. Así que, es lógico pensar que deberíamos mantener siempre nuestros juguetes sexuales en condiciones óptimas, es decir, súper limpios. Por eso, tanto los fabricantes como los expertos en sexualidad aconsejan limpiar a conciencia todos los artículos eróticos que se usan en las relaciones sexuales, tanto en solitario como en pareja.

También es importante, la conservación. Es decir, cómo y dónde guardamos el masturbador hasta que lo usamos en la próxima sesión. Esta parte también es muy importante si queremos que nos dure en perfectas condiciones y si queremos evitar infecciones que puedan dañar nuestra salud.

¿Basta con agua y jabón?

En principio, siempre puedes lavar tu consolador o cualquier otro juguete sexual con agua tibia y jabón con pH neutro. Sobre todo, porque mejor es eso que nada. Ahora bien, puedes ir un paso más allá y utilizar un producto específico para la limpieza de juguetes sexuales. Basta con una loción desinfectante antibacterias, antihongos y antigérmenes.

No podemos pasar por alto que la higiene de los juguetes sexuales que se utilizan en el conducto anal requieren una limpieza más exhaustiva si cabe, especialmente si van a ser compartidos. No seas perezos@ en este asunto y limpia correctamente tus bolas anales o tu plug anal. Es fundamental para evitar riesgos y peligros innecesariamente.

Sigue las instrucciones

Además de las pautas y consejos generales que hemos apuntado unas líneas más arriba, es importante que siempre leas atentamente las normas de uso y consejos que aparecen en la hoja de instrucciones que acompañan al juguete. Cada juguete está fabricado con un material distinto y dependiendo de ello conviene límpialo de una manera o de otra.

En este sentido, los dildos y juguetes que no tengan motor y que estén hechos de silicona, PVC o material duro (tipo acero, vidrio…) pueden sumergirse directamente en agua hirviendo durante 5-10 segundos. Así te asegurarás de tenerlos perfectos para el próximo uso.

¿Es sumergible tu masturbador?

Esta es otra cuestión importante. Si en las especificaciones técnicas consta que es sumergible, ¡no hay problema! Puedes meterlo debajo del agua sin miedo a que sus piezas se corroan. Ahora bien, si no es así, para evitar la corrosión es mejor que no lo sumerjas totalmente.

¿Cómo se seca?

También este punto es fundamental. Al margen del tipo de material del juguete, es preferible dejarlo secar al aire y cuando ya esté casi seco, repásalo con un paño absorbente que no deje “pelusillas”. Piensa que no deberían quedar restos del paño, papel de cocina… ya que ya sabes donde irían a parar esos pequeños trocitos de material

¿Dónde debería guardarlo?

Además de la limpieza, lo cual ya hemos visto lo súper importante que es, la conservación no lo es menos. El mejor lugar para guardar tu masturbador es uno seco. No importa dónde sea, pero lo importante es que el juguete se conserve durante el tiempo que no lo vayas a usar completamente seco. Esta es la mejor manera de evitar posibles infecciones.

¿Cómo limpiar el hueco de las pilas?

En los juguetes como los dildos o consoladores y todos aquellos que no tienen pilas o baterías, la limpieza es mucho más fácil. La cuestión es que muchos de ellos sí las tienen, como, por ejemplo, cualquier vibrador. En estos casos, ¿Cómo lavar o hervir un juguete erótico sin dañar las pilas o las baterías?

En primer lugar, como es lógico, quitaremos las pilas o las baterías. Y después, para proteger el hueco donde se colocan, pondremos una bolsa de plástico sujeta con unas gomas elásticas. Asegúrate de que las gomas aprietan con la suficiente fuerza para evitar que entre el agua. Si llega a ocurrir, tendrás que secar perfectamente la zona. No utilices el secador de pelo porque transportarás las bacterias de su interior a tu juguete y con ello a tus partes más íntimas. Además, además si son de látex los dañarás por la temperatura.

Ahora ya tienes tu vibrador listo para guardar hasta tu próxima sesión de sexo, placer y diversión en solitario o en pareja.

¿Dónde guardar tu masturbador?

Aunque te gustaría guardarlos en su caja original, es mejor no hacerlo, ya que no sabes en qué condiciones higiénicas está. Para estar completamente tranquila, lo mejor es guardar tu juguete en una bolsa nueva. Venden unas específicas para ello. En ellas puedes guardar cualquier juguete de forma independiente. Así, en el caso de que se deteriore, no afectará a los demás.

Tu Carrito

cerrar