Los fetiches más habituales

¿Podrías asegurar que tú no tienes ningún fetiche? ¿Crees que es algo malo o algo bueno tenerlos? Tengas o no una opinión formada sobre el tema, o más bien sobre tus deseos más íntimos, en esta entrada recorremos esta cuestión tan apasionante. Y te acabaremos contando cuáles son los fetiches más habituales.

Lo primero que debes saber, es que muchas personas tienen un fetiche pero suelen esconderlo, por miedo a ser rechazadas por sus parejas o amistades. ¡Y esto no es absolutamente nada bueno! Sólo vas a conseguir, si eres la persona del fetiche, tener una insatisfacción sexual que no conduce a nada.

Preliminares: qué es un fetiche

Al fetiche se lo define, en el terreno de la psicología, como una excitación sexual que tiene lugar en respuesta a un objeto o parte del cuerpo que no es típicamente sexual.

Punto a tener en cuenta: los fetiches sexuales son más habituales en hombres que en mujeres.

En nuestra sociedad, el significado de fetiche suele tener muchos prejuicios, pero cada día va rompiendo esos tabúes y va aceptándose poco a poco.

La mayoría de la gente que tiene fetiches, no hace otra cosa que ocultarlos. Pero eso puede suponer algún problema de tipo psicológico o emocional.

Cuáles son las causas de los fetiches

No hay una única causa común, pero en muchas ocasiones, los sexólogos afirman que una porción de los fetiches sexuales empieza a surgir durante la infancia, aún antes de que las personas comiencen a experimentar con su propia sexualidad.

Un comportamiento sexual inapropiado durante la adolescencia, por ejemplo, podría ser el escalón para la aparición de un fetiche. Si han ocurrido experiencias negativas, es muy importante contar con la ayuda de un psicólogo para tratarlas.

¿Es bueno o malo tener fetiches?

A pesar de que, como te hemos contado, en ciertos casos puedan provenir de hechos desafortunados, en líneas generales un fetiche no implica un trastorno psicológico. Aunque eso no quita que una persona fetichista sienta un tipo de vergüenza debido a su fetichismo sexual.

No es malo experimentar un fetiche. En realidad, el inconveniente podría surgir cuando la persona no puede controlar sus ansias de cumplir sus fantasías, generalmente “poco tradicionales”, ocasionándole algún tipo de trastorno. En estos comportamientos puntuales, esa gente podría llegar a tener repercusiones negativas a nivel emocional, sintiendo que nunca le son significativas las relaciones sexuales que practican con otras personas de otro sexo, o del propio. Es muy importante pedir ayuda psicológica en caso de sentir la necesidad de tratar un fetichismo de tipo “incontrolable”.

En definitiva, exceptuando cuando se llega a los extremos, tener un fetiche no es algo raro. Lo importante es que, si lo tienes, lo aceptes como tal y lo hables con tu pareja… ¡sería genial poder cumplirlo!

Disfrutar del sexo es vital para la salud emocional de cualquier relación. Y si bien hay personas a las que les basta con practicarlo de manera tradicional, bienvenida la gente que tenga fantasías sin cumplir.

¡Anímate a sacar el fetiche que llevas dentro!

Cuáles son cinco de los fetiches más comunes

En Tocabananas, te daremos un listado con los fetiches más habituales que suele tener la gente a la hora de fantasear. ¡Imagina con quién te gustaría cumplir alguno de ellos!

Sadomasoquismo

Quienes tienen este fetiche, se excitan a través de los azotes y la tortura. Para darle rienda suelta a esta práctica, hay que jugar constantemente en el límite… ¡al borde del precipicio! En nuestra tienda, contamos con una centenares de productos para satisfacer este fetiche, desde un mini látigo hasta un anillo para los testículos.

Fetiche de pies

Lo que para otra gente no tendría sentido, para otras personas es “la bomba”. Y en este caso, la excitación viene al ver y tocar los pies de la pareja. El fetiche consiste en masajearlo, besarlo, morderlo. La intensidad y el placer, en este caso, no es de los pies a la cabeza, sino que se genera de la cabeza a los pies.

Lencería erótica

Es raro encontrar a una persona a la que no le ponga la ropa interior sexy. Hace apenas un par de décadas, no había mucho, pero hoy tienes opciones para toda una vida. Busca en nuestra tienda la máxima variedad en lencería erótica que puedas llegar a imaginar

Juegos de sensaciones

En este caso, todo va de estímulos. Es el fetiche de amantes de las sensaciones. Y los mejores ejemplos son un vendaje, una pluma… ¡y hasta jugar con hielo sólo para entrar en calor!

Voyeurismo

Aquí el placer sexual se logra viendo a otras personas desnudas, o haciéndolo. A veces, del voyeurismo se pasa al exhibicionismo, cuando te excita que los demás te vean a ti teniendo sexo. Es uno de los fetiches más comunes de hoy en día… ¿te apuntas en esta fantasía?

Tu Carrito

cerrar