Errores que hacen que un condón falle aunque no se haya roto

Tan importante es ponerse un preservativo como saber cómo hacerlo. ¿Sabías que un condón también puede fallar sin que se haya roto? ¡Así es!  En este post recopilamos los errores más comunes a la hora de ponerse un preservativo. Toma nota de todos ellos y disfruta del sexo seguro con tu pareja.

En primer lugar, nos gustaría contextualizar el tema mostrando algunas cifras que aporta la OMS. La institución de salud asegura que la efectividad del preservativo se sitúa en torno a un 98%. Eso sí, puntualiza que para que eso sea así, es imprescindible que se use de una manera correcta. Y, ¿Cuál es esa manera? Básicamente, la que describen los fabricantes de condones y que incluyen en la hoja de instrucciones que acompaña a cada caja de preservativos.

Dada esa altísima efectividad, es lógico que el uso del condón sea el método anticonceptivo más popular y una de las mejores barreras de protección frente a algunas enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Ahora bien, cada error cometido en su uso provocaría que el porcentaje de fallo estimado se elevara al 18%, en lugar del 2% de base. Un dato realmente impactante.

Veamos a continuación algunas de las principales causas que los expertos apuntan para explicar por qué un condón puede fallar sin romperse.

Ponértelo demasiado tarde

Recuerda que, durante las relaciones sexuales, antes de la eyaculación, el pene puede segregar el denominado líquido preseminal, que podría contener espermatozoides. Teniendo esto en cuenta, pueden producirse embarazos no deseados o se pueden transmitir ETS sin que se haya roto el condón.

La cuestión es que si te pones el condón después de que haya salido este líquido y ha habido contacto con él, existe la posibilidad de que tu pareja se quede embarazada o de que se produzca la transmisión de una enfermedad.

No quitar el condón en su momento

Si todavía te quedan fuerzas y ganas, es posible que quieras seguir practicando sexo después de eyacular. Si es así, ten en cuenta que, si la erección baja, el condón se va a salir, de forma que tus fluidos corporales entrarán en contacto con los de tu pareja. Y si esto ocurre, ya sabes lo que puede pasar. Justo lo que tratamos de evitar al usar condón: la transmisión de ETS o un embarazo no deseado.

Elegir un condón que no es tu talla

Si el condón te queda muy flojo se puede salir mientras estáis practicando sexo, e incluso puede desprenderse del todo y quedarse dentro de la vagina o del ano, haciendo que ambos corráis un riesgo innecesario. ¿Cómo evitar eso? Tan sencillo como elegir la talla de condón adecuada al tamaño de tu pene. De hecho, no solo reducirás el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual o de que se produzca un embarazo, también te ofrecerá más comodidad y experimentarás unas sensaciones más placenteras. Sobre todo, si has elegido un condón con textura o uno ultrafino.

Utilizarlo sin la lubricación suficiente

Si os habéis aplicado lubricante, pero este ya se ha absorbido, el pene, con el condón puesto, dejará de deslizarse con la misma facilidad que al principio. El problema es que esto provocará una fricción tan fuerte que haga que aumente el riesgo de contagios.

Es importante que cuando elijas un lubricante te asegures de que es compatible con el látex de los condones. También puedes leer detenidamente las instrucciones, consejos y precauciones que el fabricante incluye en la caja de preservativos.

Colocar mal el preservativo

Tal y como indican los fabricantes de condones, si el preservativo no está bien sujeto a la base del pene, podría deslizarse durante el sexo y terminar por salirse. Es fundamental que sigas las instrucciones del fabricante paso a paso. Haciéndolo te asegurarás de que lo estás haciendo bien y de que no estás poniendo en peligro ni tu salud, ni la de tu pareja.

Usar el mismo preservativo dos veces

Son muchos los que piensan que no existe ningún problema en volver a usar un preservativo que ya han utilizado, pero lo cierto es que esta es una práctica de riesgo. Una vez has usado el condón, éste ha quedado expuesto a los fluidos corporales, por lo que debe ser desechado de inmediato. Recuerda que son de un solo uso.

A continuación, a modo de resumen, recogemos los 10 errores más comunes que según la Aids Health Foundation nunca debes cometer al usar condones. Si evitas estos errores, la efectividad de los preservativos está garantizada:

  1. Ignorar la fecha de caducidad.
  2. No apretar la punta al ponerlo.
  3. Usar lubricantes incorrectos.
  4. Usar dos condones.
  5. Usarlo poco antes de eyacular.
  6. Reutilizarlo.
  7. Esperar mucho para quitarlo.
  8. Abrirlo con los dientes.
  9. No usar lubricante.
  10. Equivocarse de lado o desenrollarlo antes.

Tu Carrito

cerrar