Ejercicios para mejorar tu vida sexual

El puente, la plancha, sentadillas… Darle caña al cuerpo dos o tres veces por semana tiene premio: ¡Mejora tu vida sexual! Y de paso, tu salud en general. La práctica regular y moderada de ejercicio físico es una de las claves, junto con llevar una dieta equilibrada, para disfrutar de una vida sana, lo cual incluye una vida sexual plena y saludable.

Ahora bien, cada tipo de ejercicio tiene unos beneficios específicos para nuestra salud. Los efectos de hacer varias series de abdominales no son los mismos que si realizamos otras tantas sentadillas o levantamos unas mancuernas con los brazos. Lo ideal sería practicar una rutina que incluyera ejercicios en los que participaran todos los músculos del cuerpo. De este modo, los beneficios también se repartirían por todo el organismo.

En este post nos vamos a centrarnos en aquellas rutinas que pueden ayudar a mejorar la salud sexual, tanto las que nos permiten aumentar nuestro rendimiento en la cama o disfrutar más, como aquellas que podrían ser un buen complemento para patologías como la disfunción eréctil o la incontinencia urinaria. Según un estudio, el ejercicio de intensidad moderada o vigorosa durante 40 minutos realizado cuatro veces por semana ayuda a combatir la disfunción eréctil cuando es causado por motivos fisiológicos.

Correr, andar, nadar o ir en bicicleta

Los ejercicios de tipo aeróbico como salir a correr o ir en bicicleta a niveles moderados por un período de tiempo de al menos 45 minutos, son perfectos para aumentar la resistencia a la hora de darlo todo en la cama. Un buen plan sería salir a correr dos o tres veces por semana unos 45 minutos.

Si trotar no es lo tuyo, también es muy eficiente andar a paso ligero y de forma enérgica. De hecho, es una buena manera de realizar un ejercicio aeróbico eficiente sin impacto en las articulaciones.

Con la misma idea, también es una magnifica opción ir a nadar. Con la natación se fortalece el corazón y se evitan las posibles lesiones articulares.

Lo más importante es que escojas un deporte que te guste para que no te resulte una obligación, si no un auténtico placer.

El puente, perfecto para el suelo pélvico

Este sencillo ejercicio es perfecto para fortalecer los glúteos, los muslos internos y los isquiotibiales. Además, contribuye a mejorar el tono de los órganos sexuales femeninos, lo que repercute en mejoras en asuntos como la incontinencia urinaria o el vaginismo. También mejora las experiencias sexuales, tal y como asegura un estudio publicado en el International Urogynecology Journal.

¿Sabes cómo se hace el puente? Muy sencillo. Túmbate boca arriba con las piernas ligeramente separadas, dejando los pies a la altura de la cadera. Eleva la pelvis todo lo que puedas, sin forzar, y mantente ahí unos 20 segundos. Desciende poco a poco pegando vértebra a vértebra en el suelo. Repite el ejercicio al menos 8 veces.

La plancha, las “otras” abdominales

Fortalecer el “core” (músculos centrales del tronco) es fundamental para aumentar la resistencia en tu rendimiento sexual. Por supuesto, también hacer abdominales son una excelente opción. Sin embargo, queríamos incluir el ejercicio de la plancha, ya que somos conscientes de que las abdominales de toda la vida es un ejercicio que reúne más detractores que defensores. Así que, para no renunciar al fortalecimiento de la musculatura central del cuerpo, os invitamos a que practiques la plancha.

¿Cómo se hace la plancha? Túmbate boca abajo. Apoya las palmas de las manos en el suelo a la altura de los hombros. Mantén las piernas rectas y juntas con la punta de los dedos tocando el suelo. Estira los brazos y procura mantener el cuerpo recto. Es muy importante que no subas el “trasero” más que el resto del cuerpo.

No te olvides de los brazos

Piensa lo que puedes hacer en la cama con unos brazos fuertes… Mucho mejor, ¿no? Existen numerosas posturas sexuales en las que los brazos son los protagonistas, y cuanto más fuertes estén, mucho mejor te saldrán y más disfrutarás con ellas. Así que, ponte manos a la obra.

Un buen ejercicio para fortalecerlos son las flexiones. Realiza tres series de 12 flexiones todos los días.

Otra opción puede ser coger peso. Hazte con un par de mancuernas con un peso mínimo de dos kilogramos. Eleva los brazos rectos hacia delante, después hacia los lados. Ahora, dobla los brazos hacia tu cuerpo. Realiza 3 series de 8 repeticiones cada una.

Sentadillas, indispensables en mil posturas

La fuerza y la resistencia en los glúteos es muy importante en las relaciones sexuales. La gran mayoría de los movimientos en las relaciones sexuales utilizan los músculos de los muslos y los glúteos. Así que, no te olvides de ejercitar esta zona con unas sentadillas. Haz tres series de un total de 10 repeticiones.

Fortalece el suelo pélvico con los ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel están recomendados para fortalecer los músculos pélvicos y obtener mayor placer durante las relaciones sexuales. El más común es, cuando estés en el servicio, intentar detener el flujo de orina. De esta forma aprendes a contraer y relajar los músculos.

Tu Carrito

cerrar