Dispareunia: qué es, causas y tratamiento

Tanto en mujeres como en hombres, puede ocurrir que exista dolor o molestias, antes, durante y después de las relaciones sexuales. En esta entrada de Tocabananas, nos referiremos a la dispareunia: qué es, causas y tratamiento. 

Por empezar, debes saber que, en caso de las mujeres, la dispareunia afecta hasta un 4% de la población. En hombres, es muchísimo menos frecuente. 

Cuáles son los síntomas que presenta la dispareunia

Hay uno que es el principal y predominante: dolor o molestia durante las relaciones sexuales. 

Y esto pude ocurrir durante cualquier instancia del acto sexual, pero también antes o después del mismo.

En los hombres, la mayoría de los que la sufren, afirman que el dolor se presenta durante la eyaculación. 

La dispareunia femenina es bastante compleja, ya que puede implicar: 

  • Sensación de ardor o quemadura 
  • Contracción de los músculos 
  • Dolor cortante en la vagina, abdomen o región pélvica 

Puede ser normal que una mujer experimente estos síntomas en alguna ocasión durante su vida sexual. Pero si se vuelven algo crónico, allí es cuando se está ante un cuadro de dispareunia. 

Causas de la dispareunia tanto en hombres como en mujeres

Cuando en caso de los hombres, aparezca la dispareunia en forma de dolor durante la eyaculación, en general se debe a infecciones en la vejiga, la uretra, las vesículas seminales o en la glándula prostática. 

Hay otras causas, tales como el contacto con el DIU de la mujer o con ciertos espermicidas. 

Por el lado de las mujeres, puede provenir de diversos desencadenantes. Algunos de ellos son: el vaginismo, agentes infecciosos, enfermedades de tipo genito-urinarias, o reacciones a materiales de los anticonceptivos denominados de barrera (preservativos, DIU, espermicidas o diafragma). De ocurrir durante la tercera edad, la causa de la dispareunia puede provenir de la vaginitis senil. 

También debe mencionarse, tanto para el caso de hombres como de mujeres, al componente psicológico como disparador de la dispareunia. 

Las mujeres pueden tener falta de deseo sexual o excitación, ansiedad o nervios que tienen relación directa con la lubricación. 

En los hombres es menor este factor psicológico, pero también puede ser la ansiedad lo que los lleve a la dispareunia. 

¿Es posible prevenir la dispareunia?

La dispareunia se transforma en un trastorno cuando empieza a repetirse, dándose de manera crónica. 

Hay formas de realizar una buena prevención, y es a través de proporcionar una correcta educación sexual en donde, principalmente, se fomente la lubricación. Y además, deben evitarse las infecciones y las enfermedades genito-urinarias. 

Cómo es el tratamiento

Lo que vaya a realizarse, varía en función del paciente y de la causa que le esté provocando la dispareunia. 

Si proviene de agentes infecciosos, la paciente requerirá de medicamentos; mientras que, si es ocasionada por un factor psicológico, se necesitará el soporte de una terapia como tratamiento indicado. 

Siempre se dirigirá el tratamiento según la causa por la que provenga el dolor. 

Para mujeres que están en la etapa posterior a la menopausia, la dispareunia suele provenir por una lubricación inadecuada, que se presenta por niveles bajos de estrógeno. Un posible tratamiento es usar estrógeno tópico a aplicarse directamente en la vagina. 

Uno de los fármacos que actúa como el estrógeno en el revestimiento vaginal es el Ospemifene, que se utiliza en casos de dispareunia de moderada a grave, cuando existen problemas de lubricación vaginal. 

Y para aliviar el dolor durante las relaciones sexuales, se usa también la prasterona, una cápsula que debe colocarse en el interior de la vagina de forma diaria. 

Hay distintas terapias que, sin la necesidad de recurrir a medicamentos, también son válidas para el tratamiento de la dispareunia: 

  • Terapia de insensibilización: a través de la misma, se practican ejercicios de relajación vaginal, con el objetivo de disminuir el dolor. 
  • Asesoramiento o terapia sexual: en caso de que las relaciones hayan sido dolorosas durante un tiempo, existe la posibilidad de que experimentes una respuesta emocional negativa a la estimulación sexual. Y esto puede ocurrir hasta después del tratamiento. Si has evitado tener intimidad con tu pareja por causas del dolor que aparece durante las relaciones sexuales, es clave que mejore la comunicación entre ambos. Resulta muy necesario para restablecer la intimidad sexual. Es muy recomendable que hables con un terapeuta sexual que te ayudará a resolver esos problemas. 

Cambios en el estilo de vida sexual

Hay otros caminos que puedes probar junto a tu pareja para minimizar el dolor, cambiando la rutina sexual: 

  • Cambia de posturas: si el dolor suele aparecer durante la penetración, prueba con posiciones diferentes. Para la mujer, estar arriba hace que pueda regular cuál es la profundidad de la penetración.  
  • Comunicación: siempre es clave decir lo que te gusta, y mucho más lo que no te gusta. 
  • Ve sin prisa: un juego previo más prolongado, siempre es perfecto para que se estimule la lubricación natural.

Tu Carrito

cerrar