Diferencias entre un dildo y un vibrador

Poco a poco, la gente empieza a animarse un poco más, quitarse toda la vergüenza que lleva encima, y hablar sin tapujos acerca de sus preferencias sexuales y de sus ganas de usar algún juguete erótico. Y una de las cuestiones que se van resolviendo, pero aún quedan partes de la misma que deben ser aclaradas, son las diferencias entre un dildo y un vibrador. 

Principal punto en donde se diferencia un dildo de un vibrador

La principal diferencia está en el propio nombre de uno de los dos juguetes sexuales. 

El vibrador, vibra. Y el dildo (al que también se conoce como consolador), no lo hace. 

La posibilidad de vibrar es gracias a que posee un pequeño motor en su interior, y puede funcionar con batería o con pilas. Y en cambio, el dildo o consolador se utiliza de forma manual, sin poseer motor alguno. 

En caso de que desees un dildo, ¿para qué lo querrás?

Si te están entrando ganas de apoderarte de un dildo, es importante que tengas bien claro el fin que deseas darle. Puedes querer estimular el punto G. O algo muy distinto, que es hacerte con un dildo para penetración anal. 

Es clave que sepas cuáles son tus objetivos, porque dependiendo de ellos, tendrás que elegir distintos tipos de dildos (dependiendo del material, con base más ancha, e incluso modelos que sean más fáciles de limpiar). 

Cuáles son las formas que puede tener un dildo

Si va a ser tu primer dildo, lo que te recomendamos es que empieces con un modelo pequeño y suave… ¡es importante que puedas ir acostumbrándote a su uso! 

Hay una característica principal, en cuanto a la forma del dildo o consolador, y es que puede ser realista. El significado de esto, es que el dildo tiene forma de pene, y se lo conoce como dildo realístico. 

Cada vez están mejor logrados. Un dildo realístico de la actualidad, tiene las venas, el glande, los testículos y hasta el color exactamente igual a un pene real. Dentro de esta categoría, hay dildos de tipo curvado (son perfectos para estimular de la mejor manera tu punto G). 

Medidas de un dildo en cuanto a longitud y diámetro

La largura de un consolador no es tan importante como sí lo es su diámetro. 

¿Eres de aquellas personas que se atreven a ir a por todas? Hay consoladores que se catalogan dentro de la categoría de dildos gigantes. Sus modelos realísticos, pueden tener unas medidas de 28 cm de largo y 6,5 cm de diámetro, como el King Cock. 

Para elegir uno de tamaño estándar, las dimensiones más habituales rondan los 14,6 cm de largo x 3,5 cm de diámetro. 

¿Cuándo surge el primer vibrador en la historia?

Para empezar a profundizar en la cuestión de los vibradores, te proponemos un pelín de historia. El primer vibrador mecánico data de alrededores de 1870, habiéndose creado para ser utilizado como tratamiento de una enfermedad que sufrían las mujeres en aquella época (la “histeria”). A través de este vibrador, se hacían masajes pélvicos que, en teoría, ayudaban a curar esta patología. 

Y fue a finales del siglo 19 cuando se comenzó a comercializar el vibrador electromecánico, con el fin de curar la “histeria femenina”. Gracias a este descubrimiento, las mujeres podían tener un método económico, para ser usado en la privacidad de su hogar. 

Elegir un vibrador es algo muy natural y ventajoso

En caso de que te decidas a utilizar un vibrador, más allá de que puedes disfrutarlo en soledad, si estás en pareja lograrás una mejora en la relación a nivel sexual. 

Entre mucho de los beneficios que tiene, pueden destacarse los siguientes: 

  1. Vuelve a despertar tu deseo sexual en caso de que se te haya apagado 
  2. Puede contribuir notablemente a mejorar el funcionamiento de tus órganos sexuales 
  3. Aumenta la libido en caso de las mujeres 
  4. Colabora para que consigas una lubricación de manera natural 

Cuáles son los materiales que puedes escoger para un vibrador

Hay para todos los gustos en materia de vibradores, que pueden ser de: 

  • Silicona: son muchos los modelos con este material (la mayoría), y son perfectos para ser tu primer vibrador. Su tacto aterciopelado es agradable, y tienen colores llamativos. Al ser resistentes al agua, ¡puedes usarlos bajo la ducha! 
  • PVC: siendo más duros que los de silicona, son perfectos para quienes deseen mayor potencia. Siempre se recomienda su uso combinado con lubricante, que será ideal para que se sienta mucho más, incrementando la excitación. 
  • Gelatina: la categoría de vibradores más flexibles y blandos. Pueden insertarse con extrema facilidad, no sin antes aplicar un lubricante de base acuosa. Es imprescindible su limpieza, ya que son de un material súper blando y gelatinoso. 
  • Cristal: aunque parecen frágiles, son muy resistentes. Incluso puedes calentarlos o enfriarlos…

Tu Carrito

cerrar