Descubre el Punto G y cómo estimularlo

El punto G es una de las zonas erógenas más importantes de la mujer. O al menos, eso es lo que siempre se ha dicho. Sin embargo, la existencia de esta supuesta zona erógena femenina siempre ha estado en entredicho. Y es que aunque la mayoría de los expertos confirman su presencia, no son menos los que la niegan. Desde Tocabananas sí apostamos por su existencia y creemos que además es una de las fuentes de placer más importantes de para la mujer. Eso sí, también pensamos que no es la única. Además del Punto G, la estimulación del clítoris, los labios menores o los primeros centímetros de la vagina (introito vaginal), sabemos que es el camino que te lleva directa al orgasmo.

¿Dónde está el Punto G?

Los expertos señalan que esta “misteriosa” zona del cuerpo femenino se encuentra situada en la pared vaginal. Aunque no especifican exactamente dónde se encuentra, sí establecen una pequeña área a unos tres o cuatro centímetros de la entrada de la vagina en la parte frontal, esto es en la más cercana al clítoris. Dicho así, lo cierto es que no parece complicado explorar unos minutos con atención y hallar la fuente de placer más deseada. Sin embargo, algunos estudios realizados al respecto no son unánimes a la hora de determinar dónde se encuentra, ya que todos los cuerpos son distintos y no se puede generalizar.

Ahora bien, partiendo de la premisa de que toda mujer cuenta con un Punto G, veamos qué es lo que aconsejan los expertos para poder encontrarlo. Las opciones van desde utilizar los dedos, tanto los propios como los de la pareja, hasta el uso del pene o de juguetes sexuales. En Tocabananas encontrarás una amplia gama de productos que te ayudarán en tan ardua tarea.

Dónde está el Punto G
Encontrar y estimular el Punto G no es tarea fácil

¿Cómo estimular el Punto G con juguetes eróticos?

En cualquier sex shop encontrarás una amplia variedad de productos que están pensados para estimular el Punto G. Acceder a esta zona erógena de la mujer es sin duda uno de los principales objetivos de la mujer cuando tiene relaciones sexuales con otra persona o si disfruta del sexo en solitario.

A falta de unas buenas indicaciones que nos vendrían de maravilla, algunos de los consejos que facilitarían encontrar y estimular el Punto G sería sentarse con las piernas semiflexionadas, separar los labios vaginales con suavidad, introducir los dedos y mover con delicadeza pero con seguridad los dedos arriba y abajo imprimiendo diferentes grados de intensidad a distintas profundidades. Lo más probable es que no lo encuentres a la primera y, todavía será más improbable que alcances el orgasmo de esta manera.

Ahora bien, ¿cómo saber que lo hemos encontrado? Algunos sexólogos aconsejan buscar una zona algo hinchada y rugosa. Una vez la tengas localizada, no lo dudes, quédate en esa zona e insiste con movimientos continuos y repetitivos. A quien asegura que al principio se pueden sentir ganas de orinar, pero… ¡No te preocupes! Pasados unos segundos comenzarán las sensaciones placenteras que andabas buscando.

El Punto G es una de las zonas erógenas de la mujer.
El Punto G es una de las zonas erógenas de la mujer.

¿Qué juguetes sexuales estimulan el Punto G?

Una de las mejores maneras de encontrar y estimular el Punto G es un juguete sexual alargado y, lo más importante, con algo de curva. Precisamente, gracias a su forma será mucho más fácil alcanzar esta zona. De hecho, los dildos o los vibradores, sobre todo los realísticos, son dos buenísimas opciones. La idea es que el juguete ha de adentrarse en la vagina los centímetros necesarios para tocar el Punto G. Una vez localizado, ya está en tu mano, “jugar” con el tipo de movimiento, la duración y las intensidades. 

Los estimuladores tipo “conejito” pueden ser una magnífica opción. Este tipo de juguete, con sus dos extensiones, una para estimular el clítoris y otra para introducir en la vagina, puede ser el que te lleve al “séptimo cielo” en cuestión de minutos.

Los estimuladores tipo "conejito" combinan la estimulación clitoriana y vaginal.
Los estimuladores tipo “conejito” combinan la estimulación clitoriana y vaginal.

 

Otra posibilidad es la que encontramos en los huevos vibradores. Es cierto que en este caso, la forma no es alargada, sin embargo, lo más importante es que el juguete recorra los centímetros suficientes para llegar a la zona en cuestión. Una vez ha llegado a destino, la vibración hará el resto del trabajo. En el caso de los huevos vibradores, es muy interesante mencionar que puede resultar muy efectivo usar control remoto. Y es que el hecho de que el mando a distancia esté en manos de otra persona es súper excitante, ya que a las increíbles sensaciones de placer que produce la vibración, se suma el morbo y la sorpresa que tiene el hecho de que tu placer esté fuera de tu control. ¡Pruébalo!

Recuerda que la mayoría de lo vibradores cuentan con varios niveles de intensidad para que puedas experimentar el placer hasta cotas insospechadas. Aunque muchos de ellos apuestan por intensidades realmente potentes, te recomendamos que comiences con las velocidades más moderadas y a medida que vayas cogiendo confianza, vayas subiendo números en la escala. Si además, se trata de primer juguete sexual, es preferible que vayas poco a poco. De este modo, cogerás confianza y, en poco tiempo, te volverás toda una experta.

Los huevos vibradores con control remoto son súper placenteros.
Los huevos vibradores con control remoto son súper placenteros.

Tu pareja también puede buscar el Punto G

Para encontrar y estimular el punto G, lo más sencillo es hacerlo una misma, con los dedos de la mano o con un juguete erótico. De hecho, las posibilidades aumentan cuando se emplea un aparato para ello, ya que la forma y la vibración son un gran aliado. Ahora bien, también el hecho de que sea tu pareja la que “tome las riendas” manejando un vibrador en tu vagina puede añadirle un punto de morbo que haga incrementar la excitación, y con ello, el placer, aumentando en consecuencia las posibilidades de alcanzar el orgasmo. Ahora bien, recuerda que se trata de disfrutar de principio a fin de la sesión de sexo, y si llegan “los fuegos artificiales”, mucho mejor, pero no te obsesiones con alcanzar el orgasmo, ya que la presión puede hacer que te vengas abajo. Como se suele decir: “Relájate y disfruta!

Tu pareja también puede ayudarte a estimular el Punto G
Tu pareja también puede ayudarte a estimular el Punto G

Tu Carrito

cerrar