Cunnilingus: ¿Cómo hacerlo correctamente?

El cunnilingus es el “no va más” del placer para la mayoría de las mujeres. De hecho, un estudio reciente revela que una de cada cuatro mujeres solo alcanza el orgasmo gracias al sexo oral. Esta práctica sexual se centra en la búsqueda del placer femenino a través de la estimulación del clítoris con la lengua. Así que, en esta ocasión, toda la responsabilidad recae en el saber hacer del hombre que pone a prueba su destreza, sensibilidad, conocimiento de la anatomía del sexo opuesto, e incluso sus dotes para manejarse en el mundo de la psicología femenina. El caso es que, según los resultados de una encuesta realizada por Lelo, una conocida firma de juguetes sexuales, los hombres todavía andan un poco perdidos en estas lides y les queda un amplio margen de mejora en la técnica del cunnilingus.

Otro de los porcentajes que se desprenden del trabajo de Lelo es que cerca del 90% de las parejas encuestadas practican el cunnilingus. Así que, ganas parece ser que no faltan. Sin embargo, de lo que sí parece que andamos escasos es de la técnica correcta. De modo que, en este post hemos recogido algunos de los consejos que corren por la red, tanto en cuanto al modo correcto de hacerlo, como a la actitud más adecuada, no menos importante.

Acércate poco a poco

Es posible que a los hombres no les moleste, o que incluso les guste, que una mujer comience una felación sin previo aviso. Sin embargo, en general, las féminas agradecen que los minutos previos a un cunnilingus se dediquen a la estimulación de los pezones, los muslos, el pubis… Es una manera de ir acercándote e ir calentando el ambiente. Piensa que estos preparativos son parte de la sesión de sexo oral que estáis celebrando.

Si no sabes, pregunta

La mejor manera de hacer bien las cosas y de ir mejorando con el tiempo, sin duda, es preguntando. No tengas pudor en ir haciendo algunas preguntas como: ¿Así te gusta? ¿Más despacio? ¿Es ahí? Ella te irá guiando y disfrutará mucho más. Eso sí, no se trata de acribillarle a preguntas, elige bien los momentos para hacerlas y no rompas el encanto.

Encuentra el ritmo adecuado

Generalmente, ese ritmo es un ritmo lento y delicado. Recuerda que el clítoris contiene unas 8.500 terminaciones nerviosas. Esto significa que es una zona hipersensible, para lo bueno y para lo malo. Es decir, que es una inagotable fuente de placer extremo, pero también puede sufrir mucho si se hacen mal las cosas. De modo, que lo ideal es que acerques tu lengua, seas cuidadoso y evites los movimientos bruscos.

Muchas mujeres solo alcanzan el orgasmo con el sexo oral
Muchas mujeres solo alcanzan el orgasmo con el sexo oral

Juega con los movimientos de tu lengua

No seas soso. Intenta evitar ser mecánico. Cambia la velocidad, dirección, presión e intensidad de tu lengua sobre el clítoris de tu pareja. Los expertos aconsejan comenzar pasando la lengua suavemente de arriba abajo entre los labios, para, progresivamente, realizar movimientos en zig zag (o incluso en círculos) en dirección al clítoris.

¡No eres un aspirador!

Un cunnilingus perfecto incluye una fase en la que tu boca absorbe el clítoris o el capuchón que lo recubre. Ahora bien, insistimos en que es una parte íntima de la mujer muy muy sensible, así que es fundamental que lo hagas con mucho cuidado. Evita absorber como si lo hicieras a través de una pajita, has de hacerlo con mucha más suavidad.

Recuerda que el éxito del succionador de clítoris de Satisfyer radica en esta idea, la absorción. La cuestión es modelar la intensidad con que se hace. Ahí está el quid de la cuestión y, lo más importante, el orgasmo que está a punto de llegar.

Tómate tu tiempo

Aunque ella esté deseando llegar al orgasmo, ya sabes lo que dicen, “lo bueno se hace esperar”. En el sexo oral también es clave la espera, ya que, es una manera de que tu pareja cada vez esté más excitada y al final llegue a un orgasmo mucho más explosivo de lo que podría imaginar.

Cambia de postura

¿Sabes lo que es el crucilingus? Es una postura en la que la mujer se coloca en cuclillas sobre la boca del hombre, que está tumbado en el suelo boca arriba. Esta posición permite el contacto total entre la boca, el clítoris y la vulva. El resultado es que el placer se intensifica de tal modo que abre las puertas de par en par al orgasmo.

Límpiate la boca después

La realización de un cunnilingus tiene sus consecuencias. Ella, se queda con unos segundos de placer inolvidable; y él, con la satisfacción de ver su cara de felicidad y probablemente con restos de fluidos femeninos en la boca y los labios, lo cual no tiene nada de malo. Sin embargo, ella te agradecerá que te enjuagues la boca un poco y te limpies la cara y los labios, especialmente, si después de la sesión de sexo oral habías pensado en unos tiernos besos en la boca de tu pareja.

Tu Carrito

cerrar