No hay productos en el carrito.

tocabananas

¿Cuál es la talla de mi copa menstrual?

Usar la copa menstrual, es una de las decisiones más inteligentes que pueden tomarse a la hora de elegir una menstruación sostenible. Pero puede ocurrir que, una vez quieras utilizarla, te hagas una importante pregunta¿cuál es la talla de mi copa menstrual? 

La talla va a depender de diferentes factores, entre los que se destacan cuál es tu edad y si has tenido hijos. Estos aspectos tienen una relación directa con la elasticidad de tus músculos vaginales. ¿Sabías que con el paso de los años van perdiendo su tersura? 

Por ello, para elegir la talla, no debes tener en cuenta ni el peso, ni la estatura, ni la cantidad de flujo menstrual. 

Un breve repaso sobre lo que es la copa menstrual

En resumidas cuentas, es un método de higiene femenina con forma de copa. Y se introduce en la vagina durante la menstruación, con el objetivo de retener el flujo. No absorbe sangre como lo hacen los tampones, sino que la sangre queda en el interior de la copa. 

La copa menstrual es un producto reutilizable fabricado con silicona médica. ¡Puede llegar a durarte hasta 10 años! Una mujer, por promedio, puede llegar a desechar hasta 6 kg de basura en productos para la menstruación. Por tal motivo, tal como te lo adelantamos en la introducción del artículo, la copa menstrual es un gran exponente de la menstruación sostenible. 

¿Tienes dudas sobre la talla de tu copa menstrual?

En caso de que te estés decidiendo ahora mismo para empezar a usar la copa menstrual, tienes que seguir atentamente todas las recomendaciones. 

Si nos referimos a tallas y tamaños, estos varían según las marcas y calidades de las copas. 

En nuestra tienda online, contamos con una extensa gama de copas menstruales, donde podrás hallar el modelo perfecto para ti. 

Los modelos de copas menstruales son reutilizables, y están fabricados con una suave silicona médica que es 100% hipoalergénica. No tienen colorantes, y eso es idóneo para evitar cualquier riesgo de intolerancia e hipersensibilidad. Incluso existen alternativas recomendadas para mujeres que tengan un entorno vaginal delicado, susceptible de alergias. 

Las tallas de las copas menstruales pueden dividirse (en término general) en tres medidas diferentes, que generalmente dependen de la etapa de la vida en la que te encuentres al momento de querer utilizarla: 

  • ADOLESCENTES – TALLA 0: es la indicada para mujeres menores de 18 años que todavía no mantienen relaciones sexuales de forma habitual, con reglas poco abundantes. 
  • TALLA I: idónea para mujeres de 18 a 30 años que no han tenido hijos a través de un parto vaginal. 
  • TALLA II: la recomendable para mujeres que hayan tenido hijos con parto vaginal, o mayores de 30 años. 

Cuáles son las dudas más comunes

Hay distintos escenarios que pueden plantearse: 

  • En caso de que tengas 29 años y no tengas hijos: la musculatura de la vagina va perdiendo firmeza con la edad. Cerca de los 30, se producen nuevos cambios en el cuerpo femenino, ensanchándose las caderas de manera natural. Y en esa etapa, la vagina pierde elasticidad, aunque no hayas tenido hijos. En esta edad, son recomendables copas menstruales de larga vida, que duran hasta 10 años. Es verdad que el cambio no es de tipo matemático, y varía según los ámbitos de vida de cada una. La diferencia entre una posible talla I y talla II es de apenas 4 mm en el diámetro de la copa menstrual. Y ese pequeño tamaño es que sirve para compensar el leve cambio en la musculatura de la vagina… ¡no lo notarás mientras lleves la copa puesta! 
  • En caso de adolescentes, primer periodo o virginidad: en esta etapa, la talla 0 es la mejor elección ya que, siendo más pequeña, se adapta de manera idónea a los músculos vaginales que son más firmes a estas edades. Puede usarse la copa menstrual desde el primer periodo, y la virginidad no tiene por qué convertirse en un obstáculo. 

Conoce la manera de saber si tu copa menstrual es la adecuada

La clave es que la copa quede bien ajustada a las paredes vaginales. Que no se mueva, y que tú no la notes. 

En realidad, es probable que la sientas inmediatamente después de habértela puesta, o durante las primeras ocasiones en que la lleves. Pero lo ideal es que, una vez te acostumbreste olvides directamente que la tienes puesta. 

En caso de que estés usando una de un tamaño inferior al que te corresponde, podrás sufrir pérdidas, o sentir que la copa se desliza hacia abajo. ¿Qué ocurre si usas una copa de tamaño mayor? Va a molestarte, e incluso puede dañarte cuando la retires. 

Si sigues todas las recomendaciones, probablemente adoptes la copa menstrual. 

Porque cada mujer es un mundo, e incluso durante la regla hay quienes no tienen inconvenientes en mantener relaciones.