12 Cosas que no sabías sobre tu vagina

¿Alguna vez has cogido un espejito para observar tu vagina? ¿Conoces bien tus órganos genitales? A estas alturas, la vagina y “sus alrededores”, todavía sigue siendo un tema tabú, tanto entre los hombres como entre las propias mujeres. Con este post trataremos de avanzar un pasito más hacia la normalización de un tema tan importante como es conocer la zona más íntima del cuerpo de la mujer, sus genitales.

Como suele ocurrir con los asuntos sobre los que no se hablan abiertamente, a lo largo del tiempo se han ido creando mitos, medias verdades y mentiras sobre la vagina que se han ido afianzando, hasta que hoy en día han cogido ya un fuerte arraigo.

A continuación, hemos recopilado algunas afirmaciones de todo tipo sobre la vagina, unas más curiosas que otras, que estamos seguros de que te sorprenderán. ¡Conoce un poco más tu vagina, sus partes, composición, funciones y habilidades!

La vagina no es la vulva

Esta es una de las confusiones más habituales. La mayoría de la gente cree que vagina y vulva son sinónimos. Sin embargo, no es así.  La vulva está formada por los órganos genitales externos de la mujer (pubis, clítoris, labios menores y mayores, abertura uretral y abertura vaginal). Mientras que la vagina forma parte de los órganos genitales internos (el útero, las trompas de Falopio y los ovarios), y es el conducto fibromuscular que se extiende desde la vulva hasta el útero.

La vagina puede levantar peso

¡Así como lo lees! Es difícil de creer, pero así es. De hecho, parece ser que incluso está acreditado. La gimnasta rusa Tatyana Kozhevnikova tiene la vagina más fuerte del mundo, incluso tiene el Récord Guinness, porque levantó 14 kilogramos con su vagina.

El sudor vaginal existe y, además, es necesario

Tal como ocurre con el resto de nuestro cuerpo, nuestra vagina tiene la habilidad de sudar. Y, aunque no nos guste que esa zona de nuestro cuerpo sude, es imprescindible para proteger nuestro cuerpo de la fricción y el exceso de calor.

No todas las mujeres nacen con himen

Lo más normal es que se nazca con él, pero, en ocasiones, puede que no se haya desarrollado. No es motivo de preocupación, tan solo es una membrana protectora sin ningún impacto en la vida sexual.

El pH de la vagina es el mismo que el del vino

¿Qué te parece? Hay quienes dicen que así es, y aseguran que el pH normal de una vagina oscila entre 3.8 a 4.5, mientras que la mayoría de los vinos tienen un pH entre 3 y 4, variando según sea vino blanco o tinto.

La vagina se limpia sola

La vagina lubrica de forma natural para mantenerse limpia y sana. Después de pasar por un ciclo menstrual, es importante que la vagina produzca flujo para eliminar las células muertas.

Tener sexo favorece la salud de tu vagina

Existen estudios que afirman que tener relaciones sexuales reduce las posibilidades de que los tejidos de la vagina se sequen, especialmente, entre las mujeres que sufren menopausia. Cuando los niveles de estrógeno caen, la vagina se reseca y las relaciones sexuales pueden resultar dolorosas. La buena noticia es que existen lubricantes muy eficaces que alivian esta situación.

Existen muchos tipos de vaginas

Del mismo modo que podemos hablar de penes de diferentes tamaños, formas y colores, las vaginas tampoco son únicas. De hecho, existen numerosos tipos en función del tamaño de los labios exteriores e interiores, así como por su color o forma. ¡Todo un mundo por explorar! ¿Sabes cómo es la tuya?

La vagina tiene algo en común con los tiburones

Tanto tu vagina como los tiburones cuentan con una sustancia orgánica llamada escualeno.

Las mujeres también experimentan erecciones

Es un tema del que se ha hablado mucho. Lo que experimentan las mujeres, no son exactamente erecciones. Al menos, no como las de los hombres. Pero, sí es cierto que el clítoris, órgano sexual femenino, se hincha debido al flujo sanguíneo que le llega durante la excitación sexual. La sangre se acumula y el clítoris crece un poco.

La vagina puede cambiar de olor

Cada vagina tiene un aroma propio. Ahora bien, estos efluvios pueden variar dependiendo de lo que comemos. ¿Qué alimentos influyen en estos cambios de olor? Ciertos estudios aseguran que algunos tipos de café, especias fuertes, la cebolla o el ajo pueden provocar ligeras variaciones en el olor que desprende tu vagina. Eso sí, esa nueva fragancia no ha venido para quedarse, es transitoria.

Ahora bien, si experimentas un olor más fuerte, que además va acompañado de un flujo más espeso o de diferente color, puede deberse a una infección.

La vagina puede salirse hacia afuera

Muchas mujeres sí saben en qué consiste esto, pero estamos seguros de que muchas otras no. Esta dolencia se llama prolapso útero vaginal. ¿Por qué ocurre? Puede producirse tras un parto o por la debilidad del suelo pélvico. No te preocupes, puede solucionarse con cirugía.

Tu Carrito

cerrar