Cómo tener sexo en la bañera

Una de las mayores fantasías de la gente, es que haya espacio para dos bajo la ducha o en la bañera. La idea es realizar allí una actividad que vaya un poco más allá del simple aseo, ¿verdad que sabes a lo que nos referimos? En esta entrada de Tocababanas, te explicamos cómo tener sexo en la bañera.

De todas formas, hay que empezar aclarando que tanto el coito como algún otro tipo de práctica sexual en la ducha, están algo sobrevalorados. La industria del cine ha mostrado en innumerables películas que el baño es un lugar maravilloso y seguro, en donde se desborda la higiene y la pasión. Pero la realidad, es que hay que tener en cuenta una serie de factores antes de animarse a incursionar en la aventura de tener sexo en la bañera.

La protección de una alfombrilla es fundamental

Aunque vayáis a tener un encuentro sexual realmente apoteósico bajo el agua, no merece la pena que alguno de los dos se rompa un diente debido a una desagradable caída.

Es muy importante que procures que haya una alfombra de las de tipo antideslizante, sobre la cual tener una superficie medianamente firme donde apoyar los pies.

El nivel de dificultad en cuanto a las posturas sexuales a realizar bajo la ducha, puede ir variando según vuestras propias necesidades o gustos. Podría practicarse una posición muy tranquila, sin ningún tipo de riesgo, o también poner una pierna a cada lado de la bañera (en los cantos de la misma) y cogerse del soporte del grifo mientras la otra persona hace su trabajo. Para cualquiera de estas acciones que realices, la seguridad siempre tiene que ser lo primero.

El aclarado es necesario

Por supuesto que, estando en la ducha, la higiene es algo que está presente de por sí.

Puede considerarse algo extremadamente erótico el hecho de pasarle jabón a la pareja, y obviamente te animamos a hacerlo, porque se trata de una experiencia muy estimulante llenar de espuma al cuerpo de la otra persona, masajeándola y acariciándola.

Pero cuando el tema y más bien la temperatura vaya pasando a mayores (indistintamente de lo caliente que esté el agua), debes saber que tu vagina no es un lugar propicio para la espuma.

¿Sabías que puede considerarse que la vagina se limpia por sí misma? No es nada bueno que en su interior haya jabón u otros productos que puedan irritarla. Por lo tanto, procura realizar un buen aclarado para que no queden rastros de espuma antes de la penetración.

La humedad estará, pero no la lubricación

Puede resultar un tanto desconcertante, pero el agua no sirve para la función de lubricar.

Incluso es todo lo contrario, ya que el agua en ocasiones retira la lubricación natural, y de esa forma favorece la presencia de fricción. Y puedes imaginarte que, si existe fricción, resultará una molestia durante el coito y también después del acto sexual.

La forma de solucionar esto es que, aun estando bajo la ducha, utilices un buen producto lubricante. Por fortuna, en nuestra tienda online contamos con innumerables opciones que serán idóneas para tener tu vagina lo más lubricada posible.

Compartir el agua, bueno para los dos

El momento del sexo en la bañera es realmente muy excitante, y puede hacer que pierdas un poquito la cabeza. Pero lo que no debes es olvidarte de tu pareja, ya que podría darse el caso de que estés disfrutando tú plácidamente bajo la ducha, pero ella se encuentre al borde de la hipotermia, más que nada en épocas invernales. ¡Hay que compartir un poco para cada uno!

Una idea que, aunque parezca tentadora no es nada buena, es que ambos estéis bajo el chorro de agua que apunta directamente a vuestras caras… ¡la posibilidad de llenarse de agua la nariz y la boca matará la pasión del momento!

También se puede pensar en cuidar el planeta

Por el lado de darle importancia a una conciencia ecológica, hay que admitir que tener una relación sexual bajo la ducha no va precisamente en esa dirección.

Pero puedes procurar tener cierta conciencia sobre el cuidado del agua si sigues estos sencillos consejos:

  • Que el momento del sexo en la ducha esté destinado al famoso “rapidito”: un “aquí te pillo, aquí te mato” bajo el agua, puede ser realmente único… y sostenible.
  • Que la mayor parte del coito sea “en seco”, y sólo el final bajo el agua: podéis empezar con la relación sexual en la cama o en cualquier otro sitio, (¡de pie es una gran idea!), y reservar el momento de la eyaculación para la bañera.
  • Usar la ducha para el relajante “después”: habiendo eyaculado en otro sitio, siempre puede resultar una gran idea compartir una ducha disfrutando del relax posterior, y aprovechando para la higiene de las zonas íntimas.

Tu Carrito

cerrar