Cómo saber si eres adicto al sexo

¿Alguien podría afirmar que no le gusta el sexo? Se supone que a casi todo el mundo le agrada, ya que es una de las actividades que más placer proporciona –sino la que más-. Lo preocupante viene cuando el sexo pasa a transformarse en un verdadero problema. Y esto, se desprende no de una falta de relaciones, sino más bien todo lo contrario: que exista un deseo casi desenfrenado por todo lo carnal. Si llegas a ese punto, es probable que necesites cambiar algo. En la presente entrada de Tocabananas, te diremos cómo saber si eres adicto al sexo. 

Qué hay detrás de la hipersexualidad

¿Sabías que la adicción al sexo, que se conoce como hipersexualidad, afecta a entre un 6 y un 8% de la población española? 

La propia Organización Mundial de la Salud (la OMS) ha catalogado la adicción al sexo como un problema de salud mental. 

Por lo tanto, es una cuestión que no debe tomarse para nada a la ligera. Esto significa que, el día a día de una persona adicta al sexo, puede tambalearse como la de cualquier persona que sufra una adicción a las drogas. 

Y este es un dato muy preocupante: una gran parte de las personas que sufren de adicción al sexo pueden: 

  • perder su trabajo 
  • contraer enfermedades sexuales 
  • romper con su pareja (este último punto, verdaderamente no es tan malo como los anteriores) 

Señales de que podrías ser adicto al sexo, empezando por las fantasías

¿Tienes sospechas de que esta enfermedad podría estar afectándote? 

La clave para confirmarlo, es empezar a ver si te identificas con alguna de las señales que revelan que tienes una adicción al sexo. 

El tema de las fantasías sexuales es un punto a tener en cuenta. Evidentemente, todos -o la gran mayoría- tenemos fantasías sexuales. Pero si éstas se transforman en algo recurrente, es cuando empiezan los inconvenientes. 

Una persona que sufre de una adicción al sexo, está prácticamente todo el día pensando en circunstancias que tienen que ver con relaciones sexuales y, a la larga, Influyendo en su rendimiento laboral y su productividad. 

La excesiva masturbación podría ser un síntoma

Por supuesto que la masturbación está muy bien, y desde este blog lo celebramos constantemente. Pero si se convierte en una obsesión, allí es cuando empieza a ir mal la cosa. 

Las personas que sufren de esta enfermedad mental necesitan masturbarse constantemente, y eso hace que modifiquen sus hábitos diarios para encontrar ese momento de autosatisfacción. 

La infidelidad, todo un tema

Tener una adicción al sexo puede provocar que constantemente te expongas a situaciones que son peligrosas o potencialmente dañinas para tu equilibrio emocional. 

Entre esas acciones, puede estar el hecho de que tengas sexo sin protección, que gastes mucho dinero en llevar a cabo tus fantasías más íntimas y, lo más grave, que le pongan los cuernos continuamente a tu pareja. 

Pocas relaciones serias, y sexo como escapatoria

No son pocas las personas que sufren esta adicción, que además tienen muchos inconvenientes en establecer o mantener relaciones sentimentales que sean saludables. 

Puede ocurrirte que tengas una especie de noviazgo, y la persona que está contigo no quiera tener una relación seria. Y eso responde a que se ha dado cuenta de que sufres de adicción al sexo. 

También suele ocurrir que quienes tienen esta enfermedad evitan el hecho de crear vínculos estrechos, porque tienen el temor de sentirse vulnerables. 

Otro rasgo es el de tener relaciones sexuales de forma compulsiva con muchas parejas, incluyendo prácticamente a extraños. 

Además, es muy típico de la gente que sufre de esta adicción, usar al sexo como un escape para tapar otros problemas, entre los que pueden mencionarse la depresión, la soledad, el estrés o la ansiedad. 

Liberas mucha tensión, y también mientes mucho…

Es otra señal de que eres adicto al sexo: el hecho de que te valgas de ciertos comportamientos sexuales para liberar tensión, y luego sientas una mezcla de remordimiento y culpa. 

Otro clásico de las personas que sufren hipersexualidad es que, tal como los drogadictos o los alcohólicos, están muy acostumbrados a mentir, sobre todo lo que hacen o dejan de hacer en su tiempo libre. Su objetivo para hacerlo, es que su entorno no sepa cuál es verdaderamente el problema. 

Por eso es bastante habitual que engañen no sólo a sus parejas, sino también a otros miembros de su familia o a compañeros de trabajo. Y no es precisamente que se sientan incómodos por hacerlo, sino todo lo contrario, porque están muy entrenados. 

La adicción al sexo puede tratarse

Si te has reconocido en varios de estos síntomas, debes saber que la adicción al sexo puede tratarse. Hay grupos de apoyo que pueden ayudarte: 

  • Adictos Sexuales Anónimos en España (ASA) 
  • Adictos al Sexo y al Amor Anónimos (SLAA) 
  • Sexólicos Anónimos (SA) 

¡Pide ayuda!

Tu Carrito

cerrar