¿Cómo hacer un buen sexo oral a una mujer?

La puerta al paraíso del placer femenino tiene un nombre, se llama cunnilingus. Llegar al orgasmo a través de la estimulación del clítoris con la lengua es, según apuntan los expertos (y las mujeres), mucho más sencillo que mediante el sexo coital. Así lo revela un estudio reciente donde se asegura que una de cada cuatro mujeres solo alcanza el orgasmo gracias al sexo oral.

Tal y como apuntábamos, esta práctica sexual se centra en la búsqueda del placer de la mujer a través de la estimulación del clítoris con la lengua. Así que, toda la responsabilidad reside en el hombre y, en concreto, en sus habilidades con la lengua y también con la psicología femenina. Así que, en este punto, surge la pregunta del millón: ¿Están los hombres suficientemente preparados para hacer el sexo oral perfecto a una mujer? Obviamente, no se puede generalizar, pero según los resultados de una encuesta realizada por Lelo, una conocida firma de juguetes sexuales, parece ser que los hombres todavía andan un poco perdidos en estas lides y les queda un amplio margen de mejora en la técnica del cunnilingus.

Otro de los porcentajes que se desprenden del trabajo de Lelo es que cerca del 90% de las parejas encuestadas practican el cunnilingus. Así que, ganas parece ser que no faltan. Sin embargo, de lo que sí parece que andamos algo cortos es de técnica.

Para solucionar el tema o, al menos, reducirlo, en este post hemos recogido algunos de los consejos que corren por la red, tanto en cuanto al modo correcto de hacerlo, como a la actitud más adecuada, no menos importante.

¡No vayas directo al grano!

En general, los preliminares de un cunnilingus son prácticamente imprescindibles. En general, las mujeres son defensoras de los prolegómenos. Así que, lo ideal es que dediques unos minutos a la estimulación de los pezones, los muslos, el pubis… Es una manera de ir acercándote e ir calentando el ambiente. Piensa que estos preparativos, son parte de la sesión de sexo oral que estáis celebrando.

Para acertar, lo mejor es preguntar

En Tocabananas solemos insistir en la importancia de la comunicación en todas las prácticas sexuales. Hacer las preguntas adecuadas para confirmar si vamos por buen camino es la mejor manera de que el resultado final sea un éxito. No tengas pudor en ir haciendo algunas preguntas como: ¿Así te gusta? ¿Más despacio? ¿Es ahí? Ella te irá guiando y disfrutará mucho más. Eso sí, no se trata tampoco de acribillarle a preguntas, elige bien los momentos para hacerlas y no rompas el encanto.

La clave está en el ritmo del oral

Además del ritmo, es muy importante la intensidad. Recuerda que en el clítoris se localizan unas 8.500 terminaciones nerviosas. Esto significa que es una zona hipersensible, para lo bueno y para lo malo. Es decir, que es una inagotable fuente de placer, pero también puede sufrir mucho si se hacen mal las cosas. De modo, que lo ideal es que acerques tu lengua, seas cuidadoso y evites los movimientos bruscos.

Las sorpresas son bienvenidas

Como dice la frase: ¡El mundo es de los que se atreven! Cuando hayas cogido el ritmo, cambia la intensidad, la velocidad… Atrévete con giros inesperados sobre el clítoris de tu pareja. Los expertos aconsejan comenzar pasando la lengua suavemente de arriba abajo entre los labios, para, progresivamente, realizar movimientos en zig zag (o incluso en círculos) en dirección al clítoris.

La delicadeza es un PLUS para un buen sexo oral

Un cunnilingus perfecto incluye una fase en la que tu boca absorbe el clítoris o el capuchón que lo recubre. Ahora bien, insistimos en que es una parte íntima de la mujer muy muy sensible, así que es fundamental que lo hagas con mucho cuidado. Evita absorber como si lo hicieras a través de una pajita, has de hacerlo mucha más suavidad.

Recuerda que el éxito del succionador de clítoris de Satisfyer radica en esta idea, la absorción. La cuestión es dosificar la intensidad con que se hace.

Cambia de postura

No seáis estáticos. El cunnilingus, no solo admite cambios de postura, de hecho, hacerlo puede aumentar el placer. Ahí va una idea: el crucilingus. Es una postura en la que la mujer se coloca en cuclillas sobre la boca del hombre, que está tumbado en el suelo boca arriba. Esta posición permite el contacto total entre la boca, el clítoris y la vulva. 

La higiene es fundamental

Es posible que seas algo reacio a los cunnilingus debido a que el sabor no te parece demasiado agradable. El caso es que la alimentación es clave en este asunto, ya que, se puede mejorar el sabor del flujo vaginal y el semen a través de los alimentos que comemos. Ahora bien, más allá de si vas a relamerte de gusto con el flujo de tu pareja, te aconsejamos que, una vez hayas terminado, te enjuagues la boca un poco y te limpies la cara y los labios, sobre todo, si después de la sesión de sexo oral habías pensado en unos tiernos besos en la boca de tu pareja.

Tu Carrito

cerrar