¿Cómo hablar de sexo con tu hijo pequeño?

¡Olvídate del cuento de la cigüeña! Los niños son niños, sí, pero eso no significa que se “traguen” cualquier historia inventada para explicar una pregunta incómoda. Hablar de sexo con tu hijo pequeño es tan importante como necesario. Así que, no te hagas “el loco”, siéntate con tu retoño y aclárale sus primeras dudas acerca de la sexualidad.

Antes de abordar el asunto, creemos que es importante diferenciar el modo en que se ha de hablar a un niño o a una niña en función de su edad. Así, hemos pensado diferenciar entre niños de menos de 5 años, hasta 10 años, y, por último, el tramo que va entre los 11 y 13 años.

Hablar de sexo con naturalidad

La educación sexual en casa ha de ser progresiva. La idea es ir dando pequeñas dosis de información sobre sexo con el fin de resolver todas las dudas que puedan asaltar a los más pequeños de la casa. Si lo haces desde pequeño, existen muchas más posibilidades de que cuando llegue a la adolescencia, edad complicada donde las haya, tu hijo tome decisiones más acertadas que si no hubiera recibido ningún tipo de información, o peor aún, información errónea.

Hablar a niños de menos de 5 años

Aunque te parezca que todavía es muy pequeño, lo cierto es que no sería la primera vez de un niño de esta edad formule sus primeras preguntas o dudas sobre su cuerpo o incluso lance la famosa y temida pregunta: ¿de dónde vienen los bebés? Evidentemente, no le vas a decir la verdad, pero los expertos tampoco aconsejan echar mano del “cuento de la cigüeña”. Una posibilidad es explicar que los niños surgen de la unión de las semillas de dos personas, papá y mamá, y que crece en el vientre de la mamá hasta que es lo suficientemente grande y nace.

¿Y si pregunta acerca de sus genitales? En general, los psicólogos infantiles recomiendan nombrarles el término anatómicamente correcto (vagina, pene) y para qué se usa, haciendo alusión solamente a la orina. En cuanto al género, esta cuestión es más que complicada, ya que puede ser que tu hijo sienta que no pertenece al colectivo con el que comparte órgano sexual. Si esto es así, no hay que prohibir que el niño adopte maneras de conducta propias del otro género, ya que de lo contrario los padres podrían estar contribuyendo a crear un trauma que en los años siguientes de su vida adolescente y adulta podría pasarle factura.

Cuando el niño tiene entre 5 y 10 años

Cuando el niño crece, ya empieza a tener la necesidad de aclarar cuestiones más concretas. Esto significa que debes estar preparado para dar respuesta a dicha demanda. Una buena idea, aportada por el Clínica Mayo, es preguntarle al niño qué es lo que sabe del tema y corregir su respuesta, si es necesario.

Por otro lado, si en algún momento te pregunta por qué su pene crece de forma repentina, tan solo dile que “a veces se endurece y se pone erguido”, tal y como aconsejan los psicólogos, dejándole claro que esto es del todo saludable y normal.

En cuanto al tema del género, es en esta edad cuando ya empiezan a hacerse más preguntas que deben ser respondidas. Si tu hijo está confuso respecto a su identidad, debes dejarle claro que, aunque haya nacido con un órgano sexual masculino o femenino, eso no quiere decir que tenga que tener una orientación sexual determinada. De esta manera, ayudarás a que el niño crezca sin complejos ni miedos dañinos e innecesarios. Una vez más, la naturalidad y la tolerancia son dos aspectos clave en la educación de los niños.

Consejos para la educación sexual en casa entre los 11 y 13 años

En esta franja de edad podría decirse que es cuando la cosa se pone más complicada. Y es que no hay que olvidar que a lo largo de estos años se suelen producir los cambios físicos más importantes en los niños. De hecho, están pasando por un duro proceso de transición que va de la infancia a la preadolescencia.

Las hormonas se disparan, aparece el deseo sexual, los pechos comienzan a desarrollarse, crece el vello púbico… en fin, una retahíla de cambios difíciles de asimilar y que son el origen de infinidad de dudas y preguntas que los padres deben aclarar y responder de la mejor manera posible.

Una de los temas que se ha de tocar, sí o sí, en estos años es el de los métodos anticonceptivos. También es importante comenzar a educarles en la idea del consentimiento.  Lo mejor es incidir en la utilidad del preservativo, ya que así también evitarán contraer una enfermedad de transmisión sexual. Aunque todavía es pronto para que mantengan relaciones sexuales, lo cierto, es que nunca se sabe. De hecho, una encuesta reveló que la media de edad en la que se expone una persona a la pornografía es de 13,3 años, por lo que seguramente acaben descubriendo por sí mismos qué son las relaciones íntimas, con lo que, lo mejor es que te adelantes y le des información correcta antes de que la reciba de cualquier página pornográfica.

Tu Carrito

cerrar