Cómo estimular el glande con la boca

Pocas personas podrían discutir que el sexo oral es una de las prácticas más populares dentro de las relaciones íntimas. Puede ser parte de los preliminares, o quedarse como la única práctica sexual que se realiza en determinado momento. Para poder darle un inmejorable placer a las personas de sexo masculino, te contaremos cómo estimular el glande con la boca.

La importancia del sexo oral

Según expertos en el mundo de la sexología, el sexo oral depende bastante de la edad. Está muy generalizado en jóvenes y en adultos considerados jóvenes. En personas mayores de 50 y 60 años, por supuesto que se practica, aunque no es tan habitual.

¿En qué consiste básicamente? En estimular los genitales, particularmente el glande del pene, utilizando para ello los labios y la boca. Es una práctica muy común por el enorme placer que genera.

El glande del pene tiene unas 4.000 terminaciones nerviosas (aproximadamente), haciendo que sea una de las zonas del cuerpo masculino que más sensible es a la recepción de estímulos. Si está bien realizado, el sexo oral puede alcanzar unas cotas de placer inimaginables.

Asimismo, tiene tanta capacidad y potencia para provocar la excitación, que la persona que se beneficia del sexo oral puede alcanzar rápidamente el orgasmo.

Practicarle una felación a un hombre tiene que ver con estimular la totalidad de la zona del glande y del tronco del pene (y también sus testículos), mediante el uso de la lengua y la boca.

Por qué es tan placentero

Si te preguntas por qué se produce tanto placer a través de esta práctica, una de las claves es llevar un ritmo determinado, sabiendo exactamente en qué zona y en qué momento hay que detenerse más.

En caso de ser una felación que mantenga una intensidad importante, puede llegar a incrementar tanto el nivel de excitación que el orgasmo queda a la vuelta de la esquina. En el hombre, esto es evidentemente sinónimo de eyaculación.

De forma fisiológica, la persona que proporciona el sexo oral no recibe placer alguno, pero sí lo hace de manera psicológica. Expertos afirman que la acción de provocar placer en la pareja (llevando adelante acciones que lo consiguen con resultados a la vista), puede producir un alto grado de satisfacción. Es similar a cuando se cocina para agasajar a una persona o se le da un masaje para causarle bienestar.

De todas formas, debe aclararse que a no todas las personas les gusta proporcionar sexo oral a su pareja, por motivos tales como rechazo debido al olor, textura de la zona, u otras razones.

Forma de dar más placer al hombre estimulando el glande

Siempre es fundamental que exista una comunicación previa, y que la práctica del sexo oral sea consensuada antes de entrar en acción.

Las técnicas más recomendables son:

  • Dirigirse a la zona más sensible del pene que es el glande (incluyendo la corona del glande y el frenillo), y centrar toda la atención allí a través de la estimulación con la lengua.
  • Tener en cuenta factores tales como la lubricación (puedes valerte de la propia saliva o de un buen lubricante), la temperatura (la boca proporcionará el clima adecuado), y la presión (aquí entra en juego la fricción, y un aliado perfecto es el uso de los labios).
  • Usar la mano para ayudar a darle presión y movimiento al pene, evitando que sea un trabajo agotador y exclusivo de la mandíbula y el cuello.
  • Procurar no usar nunca los dientes, ya que pueden resultar molestos y hasta dolorosos para el dueño del pene.
  • No introducir nada por la uretra, ni siquiera aire.
  • Succionar sólo en la medida necesaria, ya que un exceso de succión podría ser molesto para algunas personas.

Practica siempre sexo oral de forma segura

Al tratarse de una práctica sexual, evidentemente existen riesgos de contagio de ITS.

La única forma de evitarlas, es adoptando una serie de medidas de higiene y de prevención.

En caso de que tengas la seguridad de que sólo mantienes relaciones sexuales con la misma persona (y ambos estéis sanos), no deberías tener ningún tipo de temor.

Si la situación es diferente, lo más recomendable es utilizar siempre un método como el preservativo.

Otro aspecto más que fundamental de cara a la práctica del sexo oral, es el de la correcta higiene. Antes de tener un contacto íntimo (particularmente sexo oral, sobre todo con una persona que acabas de conocer), es vital que te higienices bien la boca, ya que está puede llegar a tener más microorganismos que los que existen en la propia zona genital.

Realizar una buena limpieza previa a la práctica de una felación, es una costumbre más que recomendable, al igual que orinar oportunamente para evitar alguna molesta interrupción y, más que nada, algún tipo de infección urinaria que puedas lamentar luego.

Tu Carrito

cerrar