Cómo elegir tu arnés sexual perfecto

Puede ser que, por razones del patriarcado u otras cuestiones relacionadas con renegar del concepto del “macho”, existan muchas mujeres que renieguen un poco del uso de este juguete sexual, que se centra en la forma fálica del mismo. ¡Pero debes saber que únicamente fue creado para dar placer! A través de esta Guía, te explicaremos cómo elegir tu arnés sexual perfecto. 

De qué hablamos al referirnos a un arnés sexual

Los hay de todo tipo. Con distintos colores, texturas, y hasta con la forma exacta para estimular como nunca al punto G. 

Los arneses sexuales han sido creados para parejas realmente aventureras. Y es que su esencia, es nada más y nada menos que la de meter un “miembro” en el cuerpo de la otra persona. 

Existen modelos para todos los gustos, pero siempre se parte de una base para usar un arnés sexual. Una de las personas tendrá un rol activo, y la otra tendrá que ser pasivaLa primera se pone el arnés, y la segunda es penetrada… ¡no hay más historia que esa! 

Entre los tipos de arneses sexuales existentes, puede haber con correa, elásticos, con calzones incluidos, de doble penetración, con vibración… ¡la lista es muy larga! 

Aunque el modelo más común, es el que tiene correas y un dildo (consolador) sin vibración. Y en el caso de mujeres a los que no le resulta suficiente con ser penetradas para llegar al orgasmo, existen mini vibradores que se pueden adherir al dildo del arnés sexual… ¡el placer estará garantizado! 

Consejos para elegir tu arnés sexual perfecto 

Aquí te mencionamos algunas recomendaciones o tips para que escojas tu arnés sexual indicado: 

  • Que sea del material correcto: sus correas no pueden ser de plástico o elásticas, ya que además de no ser firmes, podrían ser incómodas. Lo ideal es que sean de cuero o cuerina, fuertes, para que no cedan. Las correas es recomendable que sean anchas, ya que en caso se ser muy finas, no sujetarán bien y no podrán mantener el dildo pegado a la pelvis (y ocasionar por el uso pequeñas heridas en las caderas y pelvis de la persona activa). 
  • Mejor si cuenta con anillos intercambiables:  gracias a la presencia de estos elementos, se pueden variar en los tamaños de cada dildo. Para empezar, no está mal el anillo con el tamaño universal, pero luego irás viendo que existen en el mercado dildos de variados tamaños, grosores y magnitud. Y si puedes cambiar los anillos, será ideal para que exista la alternativa de que insertes en el arnés el consolador que tú y tu pareja desean. 
  • Que tenga hebilla: esto es idóneo para que puedas agrandar o achicar el diámetro de la correa (no importará si engordas, adelgazas, o quieras usarlo con la ropa puesta). 

Cómo es tener sexo con un arnés 

Para definirlo de manera directa, con un arnés tendrás un aditivo en tu cuerpo, a la altura de las caderas y los glúteos, que consta de diferentes correas que se ajustan (como si fueras un alpinista a punto de subir al Everest). Posicionado donde está tu pelvis, en el arnés hay un compartimiento donde deberás ajustar el dildo. Podrás dejarlo allí, fijo y erecto, todo el tiempo que desees. 

Tienes que colocarlo (teniendo claro dónde va el dildo) de la misma manera en que te pones un calzón, luego sujetas el dildo en la pelvis, y realizas los respectivos ajustes de las correas para que lo sientas bien sujeto a tu cuerpo. 

Puedes usarlo desnuda, o encima de tu ropa interior. 

Entre las diversas funciones que permite un arnés sexual, está la de ser usado por hombres con problemas de erección, ya que existe la posibilidad de poner una prótesis hueca como dildo, donde tiene que introducirse el pene de la persona que lo lleve puesto. 

Cómo disfrutar de un arnés sexual entre dos mujeres 

Usando un arnés sexual, tendrás las manos libres… ¡imagina todo lo que puedes hacer por arriba y por abajo! Todo es válido para darle placer adicional a tu pareja. 

Gracias a su utilización, te cansarás menos. Sin tener un arnés sexual, tus manos y tus dedos pasan a ser protagonistas casi omnipresentes en los juegos sexuales, y en ocasiones pueden acabar doloridos o exhaustos. 

Si tienes el arnés sexual colocado, podrás jugar con el movimiento de tus caderas durante muchísimo tiempo, sin agotarte, haciendo cambios de posiciones y controlando el peso y la penetración que le haces a tu compañera (¡o que te hace ella a ti!). 

Nuestro último consejo, es que lubriques tus juguetes sexuales con lubricantes a base de agua… ¡nunca viene mal un extra de lubricación! Y luego de utilizar el arnés sexual, lava sobre todo el dildo con agua y jabón. Procura no dejarlo nunca sucio, ya que ayuda a prevenir infecciones. 

Tu Carrito

cerrar