¿Cómo afecta la testosterona?

Se trata de una hormona que es imprescindible para tener una sexualidad activa. Pero realmente, hay muchos mitos que giran alrededor de ella y que intentaremos desterrar. En el presente artículo de Tocabananas, te contaremos cómo afecta la testosterona. 

Qué hay detrás de la testosterona

Lo que realmente llama la atención es que la testosterona es una de las moléculas más denostadas y magnificadas a la vez. 

Suele ocurrir que, en caso de que alguien se sienta flojo, o eufórico, o duerma mal, o haya tenido una mala experiencia en la cama… que todo es culpa de la testosterona. 

En ocasiones puede ser por defecto, y en otras, por exceso. Pero suele ser una costumbre mencionar a esta hormona que liberan los testículos de los machos en todas las especies animales, como una medida de nuestra vida. 

Relación entre la testosterona y la sexualidad

Más allá de los mitos o realidades sobre todo lo que gira alrededor de la testosterona, no puede dejar de mencionarse que su presencia es obligada para una sexualidad activa. 

En muchas especies animales, y teniendo la testosterona en un buen nivel, los machos pueden detectar rápidamente a la hembra y despertar su deseo sexual. Y de esa forma, defiende a muerte su territorio. 

La testosterona, además, tiene la capacidad de marcar el desarrollo de las glándulas sexuales masculinas antes de nacer. Y durante la adolescencia, lo hace con los caracteres sexuales. Es cierto que, al llegar la madurez, los niveles de testosterona disminuyen, dejándole paso a otras hormonas como los estrógenos o la oxitocina (que sirven para atemperar el carácter). 

¿Es realmente muy importante para el sexo?

Importantes profesionales de la psicología y también la sexología han explicado que el papel que juega la testosterona es fundamental en la libido masculina, pero también en la femenina. 

Por ello, afirman que, tanto en el hombre como en la mujer, tiene que existir un buen equilibrio hormonal y un nivel determinado de testosterona, para que pueda producirse una buena respuesta sexual. 

Aún así, los expertos se encargan de dejar en claro que el deseo sexual no depende exclusivamente de los niveles de testosterona, sino de otros factores psicológicos específicos, que individualmente se relacionan con la excitación sexual de cada persona. 

Indudablemente, la testosterona es uno de los componentes psicológicos que determina el comportamiento sexual del hombre. Incluso en ocasiones, puede alimentar el atractivo sexual que tiene para una mujer heterosexual. Pero el hecho de que un hombre excite o no excite su pareja, tiene que ver con muchos factores psicológicos y sociológicos. 

Es indudable que el comportamiento sexual masculino, depende mucho de las circunstancias psicológicas en las que ha sido desarrollada y madurada su sexualidad. 

¿Entonces la testosterona es indispensable para el buen sexo?

La pregunta sigue estando allí: ¿es realmente la testosterona esencial en el sexo? 

Verdaderamente, como hay muchos mitos dando vuelta, la ciencia no acaba de reconocer cuál es la línea fina que separa la evidencia de lo que se dice, o donde empiezan los famosos “bulos”. 

Hay algo que está comprobado que es absolutamente falso. Y es que la testosterona defina la masculinidad y heterosexualidad del hombre. Los médicos explican que, aunque la testosterona es un factor fisiológico fundamental que fija lo masculino, hay hombres que tienen el lado femenino psicológico muy desarrollado, y no son necesariamente homosexuales, porque una cosa no tiene nada que ver con la otra. 

Otro error reside a partir de la caída de la testosterona que se produce inevitablemente con el paso de los años. Muchos hombres, se ven tentados a utilizar un aluvión de productos que están pensados para potenciar el rendimiento sexual. Pero el hecho de regular los niveles habituales de testosterona, tiene que ver con cambiar algunos hábitos alimenticios y de comportamiento, así como factores de maduración psicológica y desarrollo de carácter individual. No alcanza simplemente con un aporte externo de testosterona. 

Una buena conclusión final, es que la idea de que la potencia sexual del hombre dependa exclusivamente de la testosterona es falsa. 

Y el ejemplo que lo gráfica es que hay muchos hombres y mujeres que tienen niveles muy justos de testosterona, que no se excitan ni rinden sexualmente con sus parejas. ¡Pero sí lo hacen con las parejas de otros! Y eso, está constatado clínicamente. 

Cómo la testosterona afecta también a la mujer

Es una faceta menos conocida, pero la testosterona es la hormona esteroidea biológicamente activa que más abundancia tiene en el cuerpo de la mujer. Incluso, puede ayudar a que mejore su vida sexual en el momento posterior a la menopausia. 

En estudios realizados, se ha comprobado que la testosterona tuvo en muchas participantes, ya durante la menopausia, efectos favorables sobre la libido femenina. Pudo mejorar tanto sus orgasmos como también el bienestar durante esa etapa, gracias a la testosterona. 

Tu Carrito

cerrar