Beso negro: qué es y cómo hacerlo

Los constantes cambios que se vienen practicando en el mundo, evidentemente están dándose también en materia sexual. Y el sexo anal, paradójicamente, últimamente está tomando la delantera. Hay una práctica relacionada al mismo que no es la penetración en sí, pero puede ser increíblemente placentera. Llega el momento de hablar del beso negro: qué es y cómo hacerlo.

El sexo anal, un universo propio en Tocabananas

El placer a través del ano no entiende de límites. Y si bien la primera imagen que suele surgir es la de la penetración, hay diferentes niveles (aunque todos apuntan hacia el mismo lado). En nuestra tienda online, comercializamos productos idóneos para la práctica del sexo anal, tales como bolas anales, plugs anales, y arneses sexuales (para realizar pegging, penetración anal por parte de la mujer hacia el hombre).

Si quieres ampliar el repertorio en cuestión de prácticas relacionadas con el sexo anal, en Tocabananas te contaremos todo sobre el beso negro.

Qué es el beso negro o anilingus

Básicamente, se trata de utilizar la lengua y la boca para estimular el ano de tu pareja. En español, es “beso negro”, pero en inglés se lo conoce como “rimming” (viene de “rim”, que significa bordear o hacer el aro).

Podría llegar a implicar la penetración de la lengua, o simplemente lamer el ano dando vueltas alrededor del mismo. Como la abertura anal está plagada de terminaciones nerviosas, puede existir un intenso placer al besar o lamer esa zona.

Si sientes curiosidad por experimentar esta práctica, te explicaremos qué más necesitas saber y cómo hacerlo correctamente (o evidentemente, cómo recibirlo).

¿Es seguro el beso negro?

Los principiantes pueden llegar a tener dudas sobre la seguridad de esta práctica, ya que evidentemente se realiza en el sitio por el que defecamos. Pero realmente, no hay nada absolutamente antihigiénico o que pueda considerarse asqueroso en los bordes del ano, siempre que esté limpia la zona.

Es importante higienizarse bien con agua y jabón antes de hacer cualquier tipo de contacto boca-ano.

Pide permiso antes de realizar el beso negro

Es importante que le pidas permiso a tu pareja antes de meterle tu lengua o tu boca en su ano. Es un detalle a tener muy en cuenta: que ambos estén listos para hacer este tipo de práctica. La confianza es todo en las relaciones sexuales, y si sabes qué le gusta a tu pareja, la experiencia será muy reconfortante.

Bajar y hacer un beso negro sin previo aviso, podría llegar a resultar incluso algo traumático. Y la sorpresa o algún tipo de incomodidad, pueden incluso hacer que los músculos anales se contraigan, lo que equivaldrá a menos placer para las dos partes implicadas.

Con el visto bueno acerca de esta práctica, se puede incorporar perfectamente a la sesión de sexo habitual.

Puedes entrenar en soledad, empezar suavemente y luego aumentar la intensidad

Estimular el ano previamente es un buen consejo que te damos, para que vayas acostumbrándote a esa sensación. Como casi todo en el sexo, es muy valioso que lo descubras solitariamente antes de pasar a hacerlo con tu pareja. Puedes estimularte con los dedos o incluso con un juguete anal pequeño… ¡usa un buen lubricante!

Una vez que ya estés a punto de practicarlo, quizás la pregunta sea “¿por dónde empiezo a lamer el ano de mi pareja?”. Para empezar a relajaros y tranquilizaros, comienza con un masaje alrededor del trasero, y ve abriéndote camino hacia el ano, siempre con movimientos suaves.

Ideas para perfeccionar tus movimientos en el beso negro

Una de las técnicas más efectivas para realizarlo, es que vayas girando la punta de la lengua en círculo alrededor de la abertura del ano. O también puedes dar pequeños toques (siempre con la punta de la lengua), hacia arriba y hacia abajo, por encima de la abertura.

¿Una manera de aumentar el placer? Procura mover la lengua con suavidad lamiendo todo el ano, haciendo de cuenta que estuvieras comiéndote un helado.

Nunca dejes de hablar con tu pareja

La comunicación, tal como te lo dijimos anteriormente, es crucial. En el caso del beso negro, si quien lo recibe aumenta su excitación y el ano se relaja y se dilata un poco, significa que el cuerpo está respondiendo de forma positiva al placer… ¡es una excelente señal!

Es importante que le digas a tu pareja lo que vas sintiendo, sin perder la concentración necesaria para obtener placer y relajarte al máximo.

En caso de que te parezca una práctica divertida, puedes ir más allá, siempre con la mente abierta. Haz la prueba de practicarlo mediante la técnica del facesitting (significa que quien lo da está tumbado boca arriba, y quien recibe, sentado sobre su cara).

En definitiva, nunca te prives de explorar. En el sexo, no hay color… ¡pero es genial el beso negro!

Tu Carrito

cerrar