No hay productos en el carrito.

Ansiedad sexual: qué es y sus causas

¿Sabías que la ansiedad es un mecanismo de defensa que utiliza tu mente para alertar a tu cuerpo de un posible peligro? ¿Alguna vez imaginaste que también se puede derivar al terreno de las relaciones íntimas con tu pareja? En este artículo de Tocabananas, te contaremos todo lo concerniente a este delicado tema: la ansiedad sexual: qué es y sus causas. 

La sintomatología propia de la ansiedad, tiene el objetivo de indicarte que una determinada situación, o bien un estímulo, puede suponer un riesgo para ti, y que deberías alejarte de ese escenario. 

Lo que puede representar un problema, sobre todo para tu salud emocional, es cuando esas situaciones en las que sientes la ansiedad no deberían suponer ningún peligro o riesgo. Y más si se da ese panorama con mucha frecuencia, tanta que no te permite vivir una vida saludable y feliz.  

Por ello, la ansiedad sexual es la que aparece alrededor de las relaciones sexuales. Antes o durante. Y evidentemente, ¡no te permite disfrutar de la sexualidad! 

Cuál es el pronóstico de la ansiedad sexual

La ansiedad sexual, si la estás sufriendo, no solamente te afectará en las relaciones íntimas, sino también en tu confianza autoestima. 

El encuentro sexual con tu pareja, que debería ser una actividad placentera, se transforma en una preocupación para ti, y eso deriva en que pierdas totalmente el interés e incluso quieras evitarlas. 

A través de la ansiedad sexual, no solamente se experimenta la pérdida del deseo, sino también aparecen problemas de lubricaciónanorgasmia inconvenientes para mantener la erección. Todas las consecuencias anteriores entorpecen el encuentro íntimo, y por lo tanto la ansiedad sexual aumenta. Por ello, puede convertirse en un problema añadido que afecta a la relación. Y por lo tanto, no se trata de un problema de índole individual, sino que se extiende a los dos integrantes de la pareja. 

Cuáles son los síntomas de ansiedad sexual 

Generalmente, los problemas de ansiedad sexual aparecen cuando se está conociendo a una nueva pareja. Y los síntomas que podrías sentir al respecto son los siguientes: 

  • Taquicardia 
  • Mareos 
  • Dificultad para respirar  
  • Tensión cervical  
  • Temblores
  • Inestabilidad
  • Dolor abdominal
  • Sensación de perder el control o irrealidad
  • Sequedad en la boca
  • Hormigueo corporal 

Cualquiera de estos síntomas, pueden ocurrir antes, durante y después de las relaciones sexuales. O incluso, podrías padecerlos por el simple hecho de que pienses o te plantees tener una relación sexual. 

Cuáles son las causas de la ansiedad sexual

La ansiedad sexual puede estar de forma permanente, o atacar de manera intermitente cada vez que se conoce una nueva pareja con la que habrá encuentros íntimos. 

Las principales causas pueden ser: 

  • Falta de confianza y seguridad: aquí juegan un papel muy primordial los posibles complejos físicos. Si no estás satisfecho con tu cuerpo de forma general o con tus genitales, tendrás mayor propensión a sufrir de ansiedad sexual. También afecta el hecho de tener miedo a no cumplir con las expectativas de tu pareja en el terreno sexual. 
  • Disfunciones sexuales: cualquier problema que hayas sufrido en relaciones anteriores (disfunción eréctil, falta de lubricación, eyaculación precoz o dolor durante el acto sexual) puede ser el desencadenante de esta ansiedad sexual en futuros encuentros íntimos. 
  • Estrés: las preocupaciones en el resto de los ámbitos de tu vida (laborales, personales o familiares) pueden ser las responsables en el desarrollo de la ansiedad sexual. 
  • Conflictos de pareja: es una de las causas preponderantes, el hecho de que falle la confianza y la comunicación con tu pareja sexual. 
  • Problemas emocionales: si no puedes gestionar correctamente tus emociones, tal vez por el hecho de haber pasado por una relación anterior de tipo tóxica, o incluso que no hayas tenido una buena educación sexual, podrás ser los motivos de la irrupción de la ansiedad sexual en tu vida. 

¿Es posible prevenirla?

Debes enfocarte en construir la confianza, la autoestima y el crecimiento personal. Son los caminos adecuados para prevenir la ansiedad sexual, y paralelamente evitarás el estrés, manteniendo una buena rutina de relajación. El objetivo, es que la ansiedad nunca pueda afectar a tu vida diaria. 

¡Es muy importante también una buena educación sexual! De esa forma, podrás vivir una vida sexual placentera y sin ningún tipo de complejos, a través de una buena comunicación con tu pareja. 

Tratamientos para la ansiedad sexual

La ansiedad sexual puede irse por sí sola. 

¿Las claves? Que conozcas cada vez mejor a tu nueva pareja, que cojas confianza, y que puedas superar la época de estrés y preocupaciones. 

Si no se puede lograr de esa forma, tendrás que contar con apoyo psicológico para mejorar tu autoestima. Los profesionales de la salud idóneos son los psicólogos, especialistas en temas de salud emocional y desarrollo personal. Y también pueden ayudarte profesionales que se mueven mejor en este terreno, como los sexólogos o sexólogas.